gaseosa gas

Uno de los hechos más lamentables que puede ocurrir en el ámbito de la gastronomía es destapar un envase de refresco o soda que ya no tenga gas. La sensación, además de decepcionante, es similar a estar tomando un agua dulce saborizada, que, la verdad, no es muy agradable.

Cuando una bebida de este tipo ya está abierta, por más que se intente buscar alternativas, el gas poco a poco va desapareciendo. Sin embargo, existen buenos trucos para hacer que se mantenga por más tiempo, y así disfrutar la gaseosa en su mejor estado hasta acabarla completamente.

gas gaseosa

Por lo general, esto ocurre con las presentaciones familiares, de uno o dos litros, que en una casa pueden durar desde uno hasta tres o cuatro días, dependiendo de las reglas hogareñas. El problema está en que, si no se toman precauciones, la cantidad de gas podría variar bruscamente de un día para otro. Es mejor seguir estas recomendaciones para no dejar perder estos productos. Lo más indicado es lo siguiente:

Guardarlo en la nevera

Aunque ya es algo común mantener estas bebidas en el refrigerador, es importante saber que no debería hacerse lo contrario. Si la bebida ya está abierta, el gas se conserva mucho mejor a temperaturas bajas, por lo que lo primero a considerar debería ser tenerla en la nevera hasta que se termine.

Enroscar muy bien la tapa

Un error común es dejar la botella ligeramente enroscada y no por completo. Si el líquido no está sellado totalmente dentro del recipiente, el gas se escapará con más facilidad. Es muy común que los niños se sirvan un poco de estas bebidas y no las cierren como deberían. Por eso, hay que cerciorarse de que esté bien tapada, con fuerza, hasta el punto de que cueste un poco abrirla otra vez.

gas gaseosa

 

Guardar la botella boca abajo

Muchos portales indican que uno de los mejores remedios es colocar la botella bocabajo, en alguna parte de la nevera que se mantenga estática, como en los estantes de las puertas. Esto, además de obligar a que esté bien cerrada para que no se bote el refresco, hará que el gas no tenga por dónde salir, al estar la única parte por donde podría entrar aire obstruida por el líquido y la tapa.

Ajustar la tapa con cinta adhesiva

Otro truco es el de envolver la tapa y parte del pico de la botella con cinta adhesiva. Esto, para que sea mucho menos factible la escapada del gas a través de las ranuras que quedan entre ambas partes. Se puede combinar esta estrategia con la del paso anterior y el resultado sería muy bueno.

Evitar servirse en repetidas ocasiones

Si quedó claro que el envase debe estar bien tapado, entonces es evidente que mientras más se abra la botella, más rápido se irá el gas. Por ende, es mejor servir la menor cantidad de veces posibles. Si alguien va a tomar un poco a mitad de la tarde, será mejor que pregunte si algún otro miembro de la familia gustaría de un sorbo. Esto, para evitar que se destape en más ocasiones.

gas gaseosa

Estrujar la botella antes de cerrar

Todo indica que entre todas las recomendaciones es esta la más efectiva. La mejor forma de que no salga el gas es aplastar la botella, hasta que casi no haya espacio para que quede aire dentro. Esto ralentiza el proceso de efervescencia, pues hace que el gas quede más comprimido dentro del envase. Aunque el recipiente quede con una forma irregular, este es el mecanismo ideal para que dure más tiempo.

También le puede interesar: ¿Qué bolsa se debe usar según el tipo de pan?

Con información de canalnutrición.com y atresmedia.com

Comments

comments