Evitar se quemen ollas y sartenes
Foto 123rf.com

Nada peor que al momento de cocinar, por un descuido, la comida comience a echar humo y, además de tener que botarla, encontrarse con los utensilios arruinados. Además del mal rato, las consecuencias implican tener que comprarlos de nuevo. Por eso, es importante tomar en cuenta algunos consejos para evitar que ollas y sartenes se quemen.

La calidad ante todo

Ollas y sartenes
Foto 123rf.com

Lo primero a considerar, es la calidad. Si bien es más costoso, es preferible contar con un producto que sea duradero y que ofrezca un poco de seguridad.

  • Lo recomendable es tener ollas y sartenes hechos con materiales pesados y de tres capas. La primera de acero inoxidable, la segunda de aluminio y la tercera de acero inoxidable, ya que así los alimentos se calientan de manera uniforme.
  • También se pueden utilizar de hierro fundido, siempre y cuando el hierro esté bien curado. Las medidas para conservarlas son:
    • La limpieza, deben permanecer sin restos de comida y secas. Para evitar que los alimentos se peguen, antes de usarlas, se cubren con sal y se llevan al fuego. Con una espátula, se va removiendo la sal hasta que esté bastante dorada. Se retira la sal y, al estar fría, se bota. A continuación, se frota la superficie con un paño seco, se engrasa con un poquito de aceite y se guarda en lugar seco hasta su uso.
  • La mayoría de ollas y sartenes antiguos no la tienen, pero las actuales sí, así que si se van a adquirir, lo mejor es optar por aquellas con superficies antiadherentes, como el teflón o la cerámica. No obstante, estas requieren de algunos cuidados:
    • No deben frotarse con esponjas duras, porque rayan la superficie.
    • Igualmente, se deben secar con paños suaves, cuidando que no queden húmedas.
    • Al momento de cocinar, deben engrasarse para impedir que se queme el recubrimiento.
    • Para remover o retirar la comida, solo se deben emplear utensilios de madera, silicón o plástico.

Al momento de cocinar

Mujer cocinando, cocina
Foto 123rf.com

Tanto la hornilla, como el exterior de las ollas y sartenes deben estar completamente limpios. En caso contrario, el calor terminará pegando más el sucio y dañándolas.

  • Tener presente el alimento que se va a cocinar, ya que no es lo mismo hacer una salsa que freír un bistec. Cada uno requiere una cantidad de aceite determinada.
  • El aceite debe echarse y calentarse a fuego medio, antes de agregar la comida.
  • La hornilla debe ajustarse al tamaño del recipiente. En caso de no ser una medida exacta, se debe optar por la más pequeña.
  • Utilizar el fuego adecuado es fundamental. Para las salsas o atoles la llama debe ser muy baja. En cambio, para las carnes, lo mejor es alta.
  • Prestar atención a las recetas y estar atentos al proceso, en cuanto a tiempos de cocción. Asimismo, verificar si lo que se está cocinando amerita que se remueva constantemente o que se dore por ambos lados.

También le puede interesar: Aprenda a curar las estupendas ollas de barro

Comments

comments