empezar el año
Platos tradicionales del año nuevo japonés

El día más importante del año es el 1 de enero. Es el comienzo de un nuevo ciclo, las puertas se abren para nuevas oportunidades, por lo tanto hay que empezar con pie derecho, y los japoneses son especialistas en esto. Para los habitantes de la tierra del sol naciente los primeros tres días son de suma importancia para empezar el año; por eso sólo realizan las labores necesarias para poder invertir tiempo en la familia, y esto también aplica en la comida.

El ritual japonés para empezar el año

Antiguamente los japoneses no tenían días de descanso; trabajaban sin detenerse hasta llegar los tres primeros días del año que eran destinados a compartir con la familia. Esto incluía a las amas de casa, quienes tampoco cocinaban en este periodo, pero dejaban preparado por adelantado el tradicional plato osechi-ryôri, el cual degustaban durante año nuevo.

El osechi-ryôri se presenta en una cajita de madera cuadrada de al menos tres pisos llamada jûbako; esta caja usada para guardar y servir la comida. Los alimentos se preparan con unos días de antelación y se conserva en estos prácticos y decorativos recipientes.

Este manjar es de gran relevancia para los nipones; esto debido a que cada ingrediente guarda una simbología especial relacionada con la fortuna para el año que empieza, y está conformada por varios platos entre los que están:

Kuromame: son frijoles negros con un toque dulce que representan la salud y ahuyentan a los malos espíritus por su color.

Kombu: es un alga que simboliza la alegría por su semejanza sonora con el verbo yorokobu, que significa alegrarse.

Kurikinton: es una pasta dulce de color amarillo que representa la fortuna tanto por su color dorado como por los kanji (caracteres) utilizados para escribir kinton, los cuales también están asociados con el dinero.

Ebi: los langostinos materializan el deseo de que las personas mayores vivan muchos años por su semejanza a la figura de un anciano

Kazunoko: son huevas de arenque que representan la fertilidad.

Datemaki: es una tortilla dulce enrollada hecha de pescado que simboliza la prosperidad y el progreso en los estudios.

Kamaboko: es una pasta de pescado de color blanco y rosado cocinada al vapor que representa el sol naciente por su forma.

Onishime: son verduras cocinadas a fuego lento y están asociadas con la energía.

Atrévete a pasar un 1ro de enero distinto. Únete a esta tradición milenaria, cocina los alimentos unos días antes para que puedas disfrutar de un fantástico tiempo en familia degustando el sabor de este plato oriental y empezar el año con buen pie.

Comments

comments