dulce de lechosa
Foto: Mauricio Donelli

El postre por excelencia de la Navidad venezolana es el dulce de lechosa, que se elabora, tradicionalmente, con tajadas, de unos tres centímetros de ancho de lechosa verde pelada, que se cuecen en un melado de panela, aderezado con clavos de especia y hojas de higo, hasta que ablandan. Con el tiempo se introdujeron algunos cambios en su confección y ahora se elabora también con tajadas de lechosa pintona o un poco madurada, lo que le  da al producto una textura más suave y delicada.

En muchas partes del país se acompaña con otros dulces, como el de piña y el de cabello de ángel, lo que resulta una deliciosa combinación, y la torta negra macerada en licor. Atrás quedaron los típicos buñuelos de yuca, que se servían en Navidad, bañados con miel de papelón, así como también otros dulces propios de la primera mitad del siglo XX, como el dulce de higo.

dulce de lechosa verde

La lechosa es una fruta importante en nuestra tradición. Oriunda de América tropical, su nombre original en Venezuela era, como en otras partes aún lo es, papaya, en correspondencia con el nombre científico de la planta: Caricapapaya. Pero a mediados del siglo XIX, según cuenta el sabio Adolfo Ernst, comenzaron a llamarla lechosa –por producir un látex o leche al ser cortada la fruta verde o partes de la planta, que es  la papaína, una enzima– pues en Caracas el nombre de papaya tenía un significado obsceno y, por ende, inaceptable.

La receta del Dulce de lechosa de Zoraida Barrios @mamazory

Ingredientes

  • 1 lechosa verde
  • Bicarbonato de sodio
  • Agua
  • Azúcar
  • Clavos de olor

Preparación

  • Pelar las lechosas, retirar las semillas y cortarlas en gajos o tiras.
  • Dejarlas remojar toda la noche en un envase con agua y bicarbonato.
  • Escurrir los trozos de fruta antes de ponerlos a cocinar a fuego lento, con el azúcar y el clavo de olor.
  • Cuando la preparación esté a punto de secarse añadir nuevamente el agua, dejar cocinar unas ocho horas y repetir este procedimiento durante tres días.

También puede interesarte: La auyama rellena por Rafael Cartay

Comments

comments