Foto vía: 123rf.com - Inspector Guía Michelin
Cada inspector de Michelin debe reservar en los restaurantes bajo un nombre falso para proteger su identidad

Ser inspector de la Guía Michelin significa viajar y comer en los mejores restaurantes del mundo. Sin embargo, poco se sabe de estas personas, quienes suelen mantener en secreto su identidad. Para aclarar dudas, un miembro del grupo editorial de la publicación gastronómica explicó un poco sobre el día a día de sus profesionales del sector culinario.

“No muchas personas comienzan su jornada laboral haciendo reservas en restaurantes con un nombre falso”, reseñó. Para ellos, ser crítico es similar a ser locutor de radio: “todo el mundo sabe lo que haces, pero no mucha gente sabe cómo eres, y nos gustaría mantenerlo así”. Destacó que, por cuestiones de trabajo, el anonimato es fundamental. “Cuando vamos a un restaurante queremos una experiencia típica y ser tratados como cualquier otro cliente”.

Su tarea consiste en comer y cenar fuera de casa casi todos los días, por lo que debe procurarse que quienes cumplan con la misma sean personas serias y rigurosas. La misión es simple: determinar que los sitios distinguidos por Michelin sean aún recomendables y encontrar nuevos destinos gastronómicos que merezcan una visita.

El foco principal

Foto vía: 123rf.com - Inspector Guía Michelin
Miembros de la Guía Michelin han aclarado en varias oportunidades que lo único que se evalúa es la calidad de la comida

Para el inspector, lo importante es la comida. En tiempos recientes, la publicación ha hecho hincapié en el asunto, aclarando que solo se evalúa la calidad de los platos. “Una de las grandes ideas erróneas de nuestra guía es que de alguna manera nos preocupa el color de las cortinas o el estilo del servicio, pero, en realidad, es solo la comida. El restaurante puede ser el más elegante y cómodo del mundo, pero si las preparaciones no son tan buenas, no lo tendremos en nuestra guía”.

Asimismo, señaló que un local puede visitarse varias oportunidades y por diferentes evaluadores, para finalmente forjar un veredicto. “¿Cómo saber si un restaurante es digno de una estrella Michelin, si solo se ha comido un poco?”.

Ahondó sobre lo importante que es la formación de un nuevo miembro en la Guía Michelin. Ser parte del exclusivo grupo de inspectores requiere una preparación ardua y una serie de evaluaciones por algún crítico de larga trayectoria. Una vez aceptado, al especialista se le asignará una región que debe cubrir y explorar para encontrar lo mejor de la industria.

Un rol importante

Foto vía: 123rf.com - Inspector Guía Michelin
Los inspectores visitan varias veces un mismo local para decidir su calificación

Cumplir con estas funciones significa estar al tanto de nuevos establecimientos y propuestas, investigar, hacer contactos y mucho más. “Tenemos reuniones periódicas para escuchar dónde hemos estado todos y hacer un seguimiento de los restaurantes que estamos considerando para uno de nuestros premios”, comentó el autor anónimo de Michelin.

“Ningún día es igual. Cada amanecer es un hotel diferente, comenzando con un buen desayuno, para luego visitar los lugares agendados para la jornada. Si se planifica bien, se puede comer muy variado en un solo día”.

Debido a que el empleo requiere comer en grandes cantidades, enfatizó lo importante que es cuidar la salud. “Buscamos comer alimentos frescos y saludables, además de disfrutar de pocos bocadillos”.

En su opinión, pasar una buena cantidad de tiempo fuera de casa no es para todos, pero la recompensa es que se puede viajar por el mundo y hay pocas mejores maneras de conocer una ciudad que comiendo en sus restaurantes.

También le puede interesar: Cómo evalúa la guía Michelin según Gwendal Poullennec

Comments

comments