museos gastronómicos
Foto: ny.eater.com

Esta es una nota especial para todos aquellos que quieran conocer un poco más la historia y la elaboración de algunos de sus productos más venerados o platos favoritos. Siga leyendo y descubra algunos museos gastronómicos que todo foodie debe visitar alguna vez en su vida.

Colonia, Alemania: Schokoladen Museum

museos gastronómicos
Foto: oktoberfestforteens.com.au

Aquí conocerá desde el cultivo y la historia de los granos de cacao hasta las diversas variantes de chocolate que existen alrededor del mundo. Su fundador, Hans Imhoff, decidió dar forma a su pasión. En 1993 construyó este museo que alberga piezas precolombinas y de la época de la implantación del chocolate en la Europa de los siglos XVII y XVIII.

Este paraíso cuenta con un espacio dedicado al diseño y empaque del chocolate: anuncios, postres, cajas y chocolaterías vintage.

¿Un dato? En el vestíbulo será recibido por una fuente de chocolate de tres metros de altura que podrá probar todas las veces que quiera.

Esta es otra excusa perfecta para visitar Alemania, ¿no le parece?

Ámsterdam, Holanda: Amsterdam Cheese Museum

museos gastronómicos
Foto: travelandleisure.com

A unos pasos de la casa de Anna Frank se encuentra el Museo del Queso de Ámsterdam, un lugar que hará las delicias de todo foodie. A lo largo del recorrido tendrá la oportunidad de descubrir las posibilidades gastronómicas del queso, recrear su proceso de fabricación y hasta vestirse de granjero o granjera al más típico estilo holandés.

Será una experiencia muy divertida, especialmente si va con amigos o con niños. La visita no le llevará más de 20-30 minutos.

Ohio, Estados Unidos: Wyandot Popcorn Museum

museos gastronómicos
Foto: arthurtaussig.com

Bajo una carpa de circo, en el museo de las cotufas, podrá recorrer la historia desde el primer carrito en el que se vendieron hasta la actualidad. Además, también logrará ver piezas vintage de verdadero interés histórico.

¿Lo mejor de todo? ¡Existen palomitas en todas sus formas y sabores! Con frutas, chocolate, miel, pistachos, trufas, queso y hasta champiñones.

Sin duda alguna, este es el paraíso para cualquiera que adore el maíz y le guste volver a la infancia.

Brujas, Bélgica: Friet Museum

museos gastronómicos
Foto: frietmuseum.be

¡Un lugar para la clásica guarnición, protagonista de un sinfín de platillos! El primer y único museo dedicado a las papas fritas está en Bélgica, en el edificio histórico Saaihalle. En este tentador lugar podrá disfrutar de esculturas con papas, figuras de arte primitivo peruano que aluden a la procedencia de este alimento y todos aquellos elementos en los que este gusto culposo aparece, ya sea ilustraciones u otras obras.

Por supuesto, también se exponen todos los utensilios que se usan para elaborarlas. Quien quiera disfrutar de unas auténticas fries belgas, puede hacerlo en el sótano del museo.

Roma, Italia: National Museum of Pasta

museos gastronómicos
Foto: curious-places.blogspot.com

Desde 1993, la ciudad de Roma rinde homenaje a este producto con el Museo Nazionale della Paste Alimentari. En él, los visitantes pueden conocer los orígenes de las pastas, sus variedades, aprender sobre los mejores ingredientes para combinarlas y cómo cocinarlas para lograr un plato exquisito.

Cuenta con una tienda de obsequios donde se puede comprar toda clase de recuerdos e, incluso, ¡distintos tipos de pasta!

Al salir de allí será un experto en este alimento y conocerá gran cantidad de secretos que no todo el mundo maneja.

Yokohama, Japón: Raumen Museum

museos gastronómicos
Foto: yemek.com

El Shin-Yokohama Raumen Museum permite a sus visitantes conocer más acerca del ramen, además de probar las variaciones en su elaboración según las regiones del país. Es una reproducción de un barrio histórico del Tokio de 1958, año en el que esta preparación, proveniente de China, se convirtió en una de las estrellas de la comida japonesa.

En este espacio puede encontrar la historia de este plato típico así como la de los locales que la elaboran. Pero lo más interesante es que reúne todo lo necesario para los verdaderos amantes de la sopa de tallarines.

Actualmente se pueden visitar muchos museos y lugares temáticos dedicados a la gastronomía en Japón, pero este es el pionero de todos ellos: fue inaugurado hace 20 años.

Meitan, China: Museo del Té

museos gastronómicos
Foto: 21food.com

Un espacio dedicado a una de las bebidas más antiguas del mundo se sitúa en Meitan, China, en la provincia de Guizhou. Esta enorme tetera tiene el récord Guinness de ser la más grande del mundo con sus 73 metros de altura.

Esta área es una de las cunas de cultivo de esta planta, en concreto de té verde. En lo alto del edificio hay una terraza-mirador desde dónde asomarse a contemplar el paisaje. ¡No apta para quienes sufran de vértigo!

Los Ángeles, Estados Unidos: Museum of Ice Cream

museos gastronómicos
Foto: chowhound.com

Este es un lugar donde los visitantes pueden disfrutar de diversas esculturas y obras de arte de paletas de helado, conos, galletas y bolas distribuidas en diferentes salas. Pero lo más atractivo, sin duda, será que podrán probar toda las creaciones artesanales. Tanto así que sus organizadores sugieren “acercarse con hambre”.

Exposiciones, tiendas y laboratorios permitirán que los visitantes conozcan de forma detallada sobre la historia, elaboración y tipos de helados.

¿Pasta, ramen, chocolate, té, papas fritas, helado, cotufas o queso? Si tuviera que elegir, ¿cuál visitaría?

También te puede interesar: Esta exitosa pizzería está en medio del océano

Comments

comments