buen champagne
Servicio de champagne / Foto: Mauricio Donelli

Es probable que casi todos los champagnes tengan su público. Pero no hay un buen champagne para todas las ocasiones. ¿Por cuál decantarnos, pues?

Cuentan que Napoleón decía que el champagne se merece en la victoria, y en la derrota se necesita. No andaba mal encaminado el emperador. El champagne es una bebida para todos los momentos pero hay que elegir el tipo con tino. No hay celebración que se precie que prescinda del champagne. Una copa de la bebida burbujeante hará de cualquier evento una experiencia memorable. En las fiestas navideñas corre como la pólvora. En las bodas es elemento indispensable. Para acertar con la bebida, lo primero es tener muy claro el presupuesto con el que se cuenta. Ese matiz hará que nos decantemos por unas marcas u otras. Tras el presupuesto, las tres cosas más importantes que debemos tener claras son el tipo de champagne que queremos degustar, el momento en el que lo tomaremos y con quién lo vamos a compartir.

La ayuda de un profesional para elegir un buen champagne

Como no nacemos sabiendo, el primer punto a recomendar es acudir a una tienda especializada. Allí nos atenderá un sommelier y sabrá aconsejarnos bien. Además, en las tiendas especializadas el champagne estará bien conservado. Así no correremos riesgos innecesarios. El profesional, en base a nuestro presupuesto (que tendremos claro antes de acudir a la vinoteca), nos guiará por distintos productores teniendo en cuenta el tipo de ocasión en la que lo vamos a consumir.

El champagne se elabora con tres variedades de uva, dos tintas (la pinot noir y la pinot meunier) y una blanca, la chardonnay. Los champagnes más habituales son los Brut, los Blanc de blancs, los Rosé y los Vintage. Los champagnes brut son festivos y están indicados para cócteles y fiestas, los vintage son vinos de gran profundidad que son aptos para comer y los rosados convierten cualquier encuentro en una fiesta llena de glamour.

A la hora de servirlo, si es para un cóctel o una fiesta, sírvalo en copa de flauta. Si, por el contrario, el champagne lo va a tomar en una cena o comida, este se expresará a la perfección en una copa Burdeos.

También le podría interesar: ¡Ostras! Todo lo que quiso saber sobre ellas y nunca se lo contaron

Comments

comments