Tiempo cocinar rápido

Cuidar ese bien tan preciado que es el tiempo puede ser fácil, si se siguen algunos consejos. Sobre todo cuando se trata de cocinar, tarea que casi siempre se desea hacer más rápido, por lo ajetreada que resulta la vida actual, en el día a día. La calidad de la comida no tiene que disminuir, solo basta con adquirir ciertas destrezas.

Ingredientes

Comida nevera

  • Cuando se va a hacer alguna comida siguiendo instrucciones y no porque se sepa de memoria o sea una improvisación, lo mejor es tener la receta a la mano y leerla hasta el final, para que no haya sorpresas. Desde los ingredientes hasta la preparación. Si la técnica es conocida, será más fácil, pero si no lo es, hay que revisar los pasos para dar con el resultado esperado.
  • Al ser un menú planificado para otro día, se dispone de tiempo para revisar con atención la lista de lo necesario y saber lo que se debe comprar.
  • Cuando ya se tienen los alimentos, es recomendable organizarlos en las cantidades requeridas y en envases, en el lugar de trabajo.

La preparación

Picar vegetales

  • Es fundamental cuidar los cuchillos y tenerlos afilados. Igual las aspas de la licuadora y otros procesadores para que funcionen de forma efectiva.
  • Existen métodos para pelar algunos alimentos (ajos, tomates) que simplifican el proceso. Es aconsejable conocerlos y aplicarlos.
  • Lo mismo ocurre al momento de cortar. Tener la destreza de un chef implica práctica y aunque esta no se adquiera por completo, se pueden seguir algunos tips. Uno es doblar la mano para cuidar los dedos y apoyar el cuchillo sólo en los nudillos, tomando los ingredientes como en forma de garra.
  • Si se tiene demasiada urgencia, cortar los alimentos finamente ayuda bastante a la hora de cocinarlos.
  • Al hacer carnes, estas pueden marinarse desde la noche anterior o, en su defecto, aunque sea 15 minutos antes. Además de adelantar ese paso, se ablandarán y tendrán más sabor.
  • Con las legumbres se puede igualmente adelantar bastante. Estas pueden dejarse reposando en agua desde la noche anterior para que tarden menos en suavizarse.
  • Con la sal hay que manejarse con prudencia. Lo peor que puede ocurrir es estropear un plato, porque quedó muy salado. Para que esto no ocurra, lo mejor es echarle poca sal antes y rectificar después. En caso de que el daño ya esté hecho, la comida se puede salvar agregándole una papa.
  • Si lo que se va a elaborar requiere algún tiempo de reposo, este puede aprovecharse para preparar otra cosa, fregar o arreglar la mesa.

Al fuego

Hornilla

  • Cuando se tiene todo dispuesto, las sartenes deben estar bien calientes y a fuego alto, para echar el aceite o la mantequilla. Luego la llama se bajará lo necesario.
  • Otro punto a considerar son los hornos. Hay que dominarlos lo suficiente, porque calientan de forma distinta. Asimismo, aunque la receta no lo indique, es preferible encenderlos con algo de antelación.
  • Si se van a cocinar sopas, salsas u otras comidas con líquido, lo ideal para acelerar la cocción es taparlas, pero siempre dejando que entre un poquito de aire para que no se desborden.

También le puede interesar: Guía práctica: las medidas y sus equivalencias en cocina

Comments

comments