pescado congelado

Las comidas improvisadas son algo común. Durante días complicados, la mente se olvida de planificar el almuerzo y a veces no queda otra cosa que esperar hasta que las carnes se descongelen. Otro recurso es usar la opción de descongelado del microondas, pero comúnmente tal alternativa es incómoda porque puede cocinar parcialmente los alimentos.

Para no pasar por estos momentos de desesperación, puede recurrir a una medida que seguro le quitará los dolores de cabeza: cocinar pescado congelado.

Lo primero que hay que tomar en cuenta es que el tiempo de cocción tendrá que aumentar al menos en 50% para que el pescado quede totalmente cocido en su interior. Poco importa el tipo de pescado, pues la mayoría suele estar listo en lapsos similares.

Hay que introducir las piezas de pescado en agua helada para eliminar cualquier cristal de hielo sobrante que pueda estropear el platillo. Luego, se seca con papel absorbente. Posteriormente, se embadurnan ambos lados del filete o rueda con el aceite de su preferencia. A continuación, las distintas técnicas de cocción.

pescado congelado

Sellado

Si se va a cocinar en una sartén, se coloca sobre una antiadherente a fuego medio alto y con la piel del pescado hacia abajo, si esta no fue removida. Se deja por aproximadamente 4 minutos hasta que se dore. Entonces deberá voltearlo y sazonarlo con los aditivos de su preferencia, para así cocinarlo del lado inverso por 6 u 8 minutos más, preferiblemente tapado. Si el trozo es demasiado grande, termine la cocción dentro del horno por 6 minutos a 200 grados centígrados.

pescado congelado

Rostizado

Para este procedimiento, colocarlo sobre una bandeja previamente engrasada y cocinar en el horno a 220 grados centígrados por 15 minutos. Se puede hacer envuelto en papel de aluminio para colocarle dentro algo de mantequilla, aceite de oliva o especias.

Pochado

En una olla de agua hirviendo, pero a fuego lento, colocar la pieza de pescado. Cubrirla por 4 o 5 minutos. Apagar el fuego y dejar reposar el pescado dentro del agua por 5 minutos. Retirar, sazonar y servir.

Al vapor

Poner agua a hervir y colocar sobre una vaporera una cama de lechuga, cebolla o limón que servirá para que el pescado no se pegue. Después de haber remojado el pescado como paso previo, ponerlo en la vaporera y cubrirla. Ubicar la vaporera sobre el agua hirviendo por 5 o 7 minutos.

A la parrilla

pescado congelado

Calentar la parrillera eléctrica a 200 grados centígrados o encender una parrilla convencional. Envolver el pescado en papel de aluminio con la piel hacia abajo y haciendo una especie de paquete como si se fuera a preparar papillote. Colocarlo sobre la parrilla por 8 o 10 minutos con el cierre hacia arriba. Sacarlo de la parrilla, abrir, sazonar y volver a cerrar. Volver a ponerlo en la parrilla por 10 minutos más.

También le puede interesar: ¿Negras o blancas? Diferencias entre ambas trufas

Con información de Alaska Sea Food.

Comments

comments