Carne de cultivo: una alternativa a futuro
También conocida como in vitro, es carne producida de manera artificial a través de la reproducción de células para formar tejidos

Cada año se consumen en todo el mundo cientos de toneladas de carne. En el futuro, se estima que la demanda pueda aumentar, lo que podría complicar el suministro de este insumo. Ante esta situación, la denominada carne de cultivo podría ser una opción para alimentar a las próximas generaciones. Pero, ¿qué es esto?

Conocida también como cultivada o in vitro, refiere a insumos cárnicos que han sido producidos de forma artificial a través del cultivo de células para recrear tejidos. Esta no debe confundirse con la llamada carne vegana, pues esta última se elabora con elementos que puedan sustituir las características de la carne.

¿Alimentos del mañana?

Carne de cultivo: una alternativa a futuro
Actualmente, el sector dedicado a este campo se encuentra aún en procesos de investigación y experimentos para mejorar la producción / Foto vía: EsI.srael21c.org

Según el Ministerio de Agroindustria argentino, la carne de cultivo es “aquella carne producida por medio del cultivo de células en un laboratorio. Está impulsada por los avances realizados en los últimos años en biología celular e ingeniería de tejidos”. Se realiza mediante una biopsia, procedimiento en que se extraen tejidos para poder iniciar el desarrollo de la carne a través de diversos métodos que generan reproducción celular. De esta manera, solo se necesitaría del animal en cuestión para obtener las células que se reproducirán en fibras musculares con fines de consumo, evitando así la necesidad de sacrificarlo.

Gracias a los avances tecnológicos desde mediados del siglo XX, el cultivo de carne se presenta como una alternativa para los problemas de alimentación que se vislumbran para mediados del siglo en curso. Sin embargo, actualmente su producción se encuentra en una fase experimental, pero se estima que pueda ser algo totalmente viable en próximas décadas.

Las empresas y organizaciones que promueven la investigación en este campo, aseguran que la carne de cultivo disminuiría el impacto ambiental de la industria ganadera. Además, aseguran que se trata de un producto más limpio, con una presencia controlada de grasa y, comparten, tendría el mismo beneficio nutricional que la común. Aunque aún se trabaja en estos últimos aspectos.

Los inconvenientes

Sin embargo, la creación del insumo artificial es sumamente cara, llegando a costar miles de dólares la producción de pequeñas cantidades. Consideran que una producción a gran escala para convertirlo en un elemento de consumo extendido podría llegar a mediados o inicios de 2030.

Ante la necesidad de buscar nuevas formas de alimentación para el futuro, caminos como el de la carne in vitro o el de la entomofagia (consumo de insectos) serán algunos que se tomarán en cuenta para beneficio de nuevas generaciones.

También le puede interesar: Nova Meat, impresión 3D de “carne” vegana

Comments

comments