alfredo carbonara

Parecen los nombres de un matrimonio italiano pero en realidad son dos de los platillos más deliciosos de los tantos que provienen del país de la bota. Carbonara y Alfredo, preparaciones de pasta que suelen confundirse y que se elaboran de formas parecidas, casi siempre muy alejadas del procedimiento tradicional.

Carbonara

La primera tiene registros que datan del siglo XIX, pues apareció por primera vez en el libro Cucina Teorico Pratica, escrito por Ippolito Cavalcanti en 1839. Se dice que su nombre se debe a que era el almuerzo predilecto de los trabajadores del carbón, quienes necesitaban una receta rápida y sencilla para llevar al trabajo.

Los ingredientes de esta divinidad suelen ser panceta (que generalmente se sustituye por tocineta), yemas de huevo, pimienta negra recién molida y queso pecorino o parmesano. Erróneamente, se le agrega crema de leche para darle esa textura espesa, pero la forma original es utilizar solo huevo y queso. También hay versiones con ajo y perejil finamente picado. Sin embargo, la clave está en el cerdo, los huevos y el queso. Sin eso no hay carbonara.

carbonara pasta

En un bol, se baten los huevos, el queso y la pimienta. La pasta se cocina en agua salada, se cuela y se vierte bien caliente al recipiente del huevo, combinando todo rápidamente. Así los huevos se cocinan con el calor de la pasta y junto al queso se crea una especie de cobertura cremosa. Luego se  se añade la panceta, que debe estar previamente cocinada, sin dejar por fuera la grasa. Ahí radica el sabor.

Alfredo

Por su parte, la bautizada como Alfredo original habría sido inventada en 1908 por Alfredo di Lelio, hijo de la dueña del restaurante romano Trattoria Alfredo, quien tenía la intención de crear un plato de pasta para su esposa que estaba sufriendo de dolor e incomodidad por su embarazo. Lo llamó Fettucine All’Alfredo, era hecho con fettucine al huevo y solo llevaba mantequilla y parmesano.

alfredo carbonara

Actualmente, en la versión más extendida, la crema de leche sí es el ingrediente principal, además de la mantequilla, el ajo y el queso parmesano. Se acostumbra ponerle perejil y proteínas como jamón troceado, pero eso depende del cocinero. Para hacerla como se ha popularizado, se dora el ajo en la mantequilla derretida y se le suma la crema. Se une con la pasta cocida y se le pone el queso.

Más diferencias

Ambas tienen una textura cremosa, aunque evidentemente, en la Alfredo predomina el sabor lácteo. En la carbonara, por su parte, la grasa de la panceta toma el papel protagónico. Las dos se pueden servir con cualquier tipo de pasta, aunque para ambas lo común es pasta larga, siendo el fettuccine la predilecta de la Alfredo.

¿Sabe qué? Prepare ambas y que sean sus familiares quienes escojan cuál le queda mejor. ¡Buena suerte!

También le puede interesar: Un queso inglés es escogido como el mejor del mundo

 

Comments

comments