Vajillas de peces de Bordallo Pinheiro / Foto: Bordallo Pinheiro

Raphael Bordallo Pinheiro fue una de las figuras más importantes de la cultura portuguesa del siglo XIX. Su fama se debe a una producción de trabajos destacados en las áreas de dibujo humorístico, caricatura y creación de cerámica. De allí, su nombre ha traspasado fronteras por sus inigualables vajillas, al tiempo que marca la cultura y la historia de un país como Portugal.

La combinación del teatro, la pintura y las Bellas Artes en general, han hecho que las vajillas Bordallo Pinheiro sean hoy día una referencia en el mundo, desde que en 1884 comenzara su producción de cerámica en la Fábrica de Faianças en Caldas.

Asimismo, Bordallo Pinheiro fue editor de periódicos satíricos como O Binóculo gracias a su humor sarcástico, que quedó marcado por igual en las vajillas y trabajos en cerámica.

Bordallo Pinheiro: Una marca distintiva

Serie frutal y distintas colecciones de de Bordallo Pinheiro / Foto: Bordallo Pinheiro

El exponente y artista, cuyo trabajo y herencia se puede hallar en las mesas más lujosas y de gran calidad, también se hizo famoso con figuras populares de la cotidianidad portuguesa como Zé Povinho (que representaba a un pueblo oprimido), Maria da Paciência (María paciente), Ama das Caldas (Niñera de Caldas), la policía, el sacerdote tomando tabaco, el sacristán con el incensario en la mano, y muchos otros, en una combinación de arte y política en vajillas de lujo.

En sus distintos trabajos se puede apreciar técnicas y estilos del Naturalismo, el Renacimiento, el Art Nouveau y el legado hispano-árabe.

A pesar de que ya ha pasado más de un siglo desde que se iniciara Bordallo Pinheiro como empresa y marca, en la actualidad mantiene la integridad de la tradición, y recurre a motivos naturalistas desde el origen del proyecto bordalliano, en conjunto con técnicas de fabricación ancestrales.

Colecciones ancestrales

Mesa de lujo con la colección “Caza” de Bordallo Pinheiro / Foto: Bordallo Pinheiro

La firma tiene un centenar de colecciones totalmente diferentes, como Fantasía, sencilla y transversal, con diferentes colores que se combinan creando un servicio de mesa más tradicional, o uno más dinámico y divertido. O también, la colección Rua Nova, inspirada en los azulejos del Renacimiento, que se pueden admirar en tantas calles portuguesas, que une tradición y modernidad, con una variedad de piezas utilitarias y accesorios de mesa en cuatro colores.

Entre otras colecciones divertidas están las Sardinas que son unos adornos para la mesa; o los implementos Alcachofa, presenta modelos utilitarios y decorativos, con detalles que recuerdan a las legumbres, pero manteniendo la identidad histórica de la marca.

Pero la curiosidad va más allá de unas simples colecciones. Por ejemplo, a la Sardinha, como se llama originalmente, se le ha atribuido el estatuto de símbolo de la ciudad, y esta colección está compuesta por 60 diseños únicos, de los cuales 36 son de la colección EGEAC y 23 han sido diseñados por artistas portugueses y extranjeros.

Así, el ADN de Bordallo Pinheiro está presente en la minuciosa atención al detalle, tanto en la modelación de las formas y la textura, como en la pintura manual de carácter más naturalista. Su técnica combina el blanco rústico, por ejemplo, en un conjunto versátil y contemporáneo, haciendo posible un mix and match de piezas para la cocina muy original.

Además de estas, se pueden encontrar las colecciones en torno a frutas como Piña, Sandía, Melón, Fresas o Palilleros. U otras como Nenúfar, Pavos, Cinerária, Acebo, Pimiento o Bellotas.

Vajilla de la colección “Hojas del campo” / Foto: Bordallo Pinheiro

Nacidas de ilustraciones exhibidas en la World Press Cartoon, Mediterránea y El lobo ha muerto traen mensajes importantes con la expresividad y la fuerza simbólica que solo permite el dibujo.

No se hizo millonario, de acuerdo a la Revista AD. Pero lo que sí logró fue un puesto destacado en el patrimonio cultural luso, que ha sido reivindicado por la modernidad. Las chimeneas de la manufactura siguen humeando, y el taller–museo y el restaurante homónimo, ubicado en el hotel Radisson Blu, reciben nuevos admiradores cada día. Una loza cómica y diferente que ha cumplido más de 125 años como pionera en el mercado.

En octubre de 2018, la firma portuguesa inauguró su primera tienda en España, en el centro comercial Madrid Xanadú, en la localidad de Arroyomolinos, de la capital. Desde entonces se abre paso entre los admiradores españoles, en su intensión de plasmar toda la exuberancia y la creatividad que rodea el universo Bordallo Pinheiro.

En el espacio, predomina la madera y destaca un jardín vertical que protagoniza el local, en el que se pueden encontrar las coloridas colecciones de vajilla y home decor. Las más vendidas son Tomate, Repollo y Sardinas.

También le puede interesar: Los cocteles inolvidables de los bartenders (II parte)

@Patifini

Comments

comments