Galletas Anzac biscuits
Las galletas se elaboran con avena, harina, jarabe dorado (melaza), azúcar, mantequilla y bicarbonato de sodio

En los tiempos más oscuros y difíciles, la unión es uno de los motores más nobles que hay para seguir adelante. En medio de la trágica Primera Guerra Mundial (1914–1918), Australia y Nueva Zelanda trabajaron de la mano, lo que dio como resultado una deliciosa preparación: los Anzac biscuits.

Por muchos es sabido que entre los oceánicos hay disputas sobre el origen de ciertas recetas. Sin embargo, en el caso de estas galletas, aunque el punto de inicio sea discutido, representa un lugar de encuentro entre ambas naciones.

Un aliado en la batalla

Galletas Anzac biscuits
Los Anzac biscuits fueron una creación de las esposas de militares durante la Primera Guerra Mundial

Su nombre es un acrónimo del Australian and New Zeland Army Corps (Ejército de Australia y Nueva Zelanda), creado para combatir durante la llamada Gran Guerra. En aquella época, las esposas de los soldados debieron ingeniar una manera para brindar asistencia a sus amados en plena batalla. Modificaron recetas tradicionales para hacer una galleta que pudiera enviarse hasta el lugar donde se encontrara el cuerpo armado.

Suprimiendo el tradicional huevo, elemento muy común en postres horneados, nacieron las Anzac biscuits, elaboradas con avena, harina, jarabe dorado (melaza), azúcar, mantequilla y bicarbonato de sodio. La preparación era dulce y reconfortante, ideal para servir de un alivio momentáneo a los miembros del ejército australiano y neozelandés. Además de ser enviadas al Anzac, las galletas también eran comercializadas con el fin de recaudar fondos para las fuerzas militares.

Hoy en día, esta delicia es motivo de orgullo los dos pueblos, quienes la exaltan y la protegen. En Australia y Nueva Zelanda la legislación regula la producción, obligando a los comerciantes a seguir la receta original y que siempre sean vendidas bajo el nombre de Anzac biscuits. Por otro lado, en los hogares se han permitido la libertad de añadir otros ingredientes que se han vuelto populares, como el coco rallado.

Además, las galletas son parte importante del Día Anzac, celebrado para conmemorar la fecha en que el Ejército de Australia y Nueva Zelanda desembarcó en Gallipoli, Turquía, en 1945 y honrar a todos los hombres y mujeres que pusieron su grano de arena en medio de la colosal guerra.

Sencillas y con historia

Galletas Anzac biscuits
Son un ícono gastronómico en Australia y Nueva Zelanda

Ingredientes

  • 125 gramos de harina
  • 90 gramos de avena
  • 80 gramos de coco rallado
  • 150 gramos de azúcar
  • 120 gramos de mantequilla
  • 1 cucharada de sirope dorado o jarabe de azúcar
  • 1 cucharilla de bicarbonato de sodio

Preparación

  • Precalentar el horno a 180 °C (356 °F)
  • En un bol grande, mezclar los ingredientes secos.
  • Juntar la mantequilla y el sirope en una olla y dejar que se derrita a fuego lento durante unos minutos. Mezclar cuatro cucharadas de agua hirviendo y bicarbonato de sodio, y añadir a la mezcla de mantequilla y sirope dorado.
  • Incorporar esta preparación a los ingredientes secos. Agregar un poco más de agua si es necesario, para formar bolas.
  • En una bandeja para hornear, forrada con papel especial, colocar bolas de masa pequeñas. Aplanarlas con la palma de la mano para formar círculos de tres a cinco centímetros. Dejar suficiente espacio entre las galletas para que puedan extenderse durante la cocción.
  • Hornear los Anzac Biscuits de 12 a 15 minutos o hasta que estén dorados.
  • Dejar que se enfríen en la bandeja durante unos minutos y disfrutar.

También le puede interesar: Misterio resuelto: Por esto explotan las cotufas

Comments

comments