ají

El ají es perteneciente a la especie Capsicum; un género de plantas angiospermas conformado por más de 25 especies, dicotiledóneas nativa de las regiones tropicales de América y que pertenecen a la familia de las solanáceas.

En el área gastronómica el ají comprende un fruto perenne y bastante apreciado.

Muchos son los nombres dados al ají, dependiendo de la región en la que se encuentre; entre ellos, vocablos como chiles, guindillas o pimientos, que se refieren a los frutos inmaduros, maduros o secados, de unas cuantas especies del género, según su forma, color, sabor, usos o su procedencia.

Los ajíes originalmente fueron cosechados en la zona andina y selvática de lo anteriormente conocido como el Alto Perú, territorio que actualmente pertenece a Bolivia. Desde allí se realizó su distribución hacia el resto del continente, por medio de las aves, que al consumir las frutas dispersaban las semillas, propagándolas a través de sus excreciones.

El ají es un fruto similar al pimentón, pero de menores proporciones. Suele encontrarse en colores rojo, naranja o amarillo, dependiendo del tipo de fruto que se busca. Tradicionalmente posee un fuerte sabor picante al gusto; por tal motivo, es popular en la cocina, un atributo buscado en muchos platos.

En la actualidad, los ajíes son las especias más usadas en la gastronomía mundial para sazonar comidas. Se usan frescos y procesados bajo diversas modalidades: deshidratados o secos, ahumados, enteros, picados, congelados, enlatados, en encurtidos, en salsas, etcétera.

Un mar de propiedades

Entre las propiedades curativas del ají se puede mencionar la capacidad para calmar las gripes fuertes, los dolores intestinales, reumáticos y musculares. También ayudaría en la cicatrización de heridas y en la reducción de inflamación por picadura de insectos.

El ají regula la circulación de la sangre, fortalece el corazón, arterias y nervios y propulsa la rápida sanación de infecciones en las encías y dientes. Contiene vitamina C y betacaroteno, fósforo, calcio, hierro, ácido ascórbico y agua, por lo tanto, es uno de los mejores alimentos para mantener el cuerpo con altas dosis de energía.

En la cocina, el ají se usa ampliamente como condimento. Aunque su fama es de poseer un gusto picante, existe una variante conocida como ají dulce, cuyo sabor es el tradicional del ají, con la misma textura y características físicas, pero sus notas picantes son muy bajas, casi imperceptibles (esta variable es mayormente cultivada en el territorio venezolano).  México y Perú son los líderes en consumo de ají, una especia que incluyen como ingrediente hasta en caramelos y helados.

Comments

comments