té frío

El té frío es muy refrescante y saludable. Quienes disfrutan de la variedad en sus bebidas cotidianas, el té frío es todo un comodín. Se puede dar rienda suelta a la creatividad y mezclar con muchos ingredientes para ser la base de ricas bebidas.

A continuación te sugerimos nueve ideas muy fáciles para variar el sabor del té frío.

1.- Té negro, limón y miel. Simple, pero gustosa.  La combinación le da más sabor que el uso de simple azúcar; además, el toque cítrico, lo hace más refrescante. Simplemente debes preparar tu té frío como de costumbre, sustituir el azúcar por miel a tu gusto e incorporar limón recién exprimido. Lo ideal es que sea un limón por vaso.

2.- Té negro y menta. Esta variación no te decepcionará. Agregar un poco de infusión de menta al té le dará el sabor. Si quieres ir más allá, incluye además algunas hojas frescas al servirlo y, ¿por qué no convertirlo en cóctel? Agrega unas cuantas onzas de ron blanco y ¡voilá!

3.- Té negro o verde y durazno.

En vez de disfrutarlo en productos artificiales, dale a tu té natural un toque de auténtico jugo de durazno. Anímate a endulzar con el almíbar de melocotones enlatados para más aroma.

4.- Sparkling iced tea.

Con cualquiera de tus tés favoritos quedará muy bien. Nosotros te recomendamos usar té verde. Haz el té más concentrado de lo habitual. Antes de servirlo, diluye incorporando agua gasificada, para un burbujeante resultado. Si deseas, puedes añadir un poco de hojas de hierbabuena para aromatizar.

5.- Caramel chai latte frappe.

Tan delicioso como suena, haz un té chai y licúa con leche en polvo, hielo y sirope de caramelo. Lo más golosos pueden coronar con un poco de crema chantilly.

6.- Té negro y Cranberry.

Utiliza una parte de té negro, una de jugo de arándanos y un poco de azúcar. Obtendrás una mezcla de sabor intenso y diferente. Frío o caliente es igualmente gustoso.

7.- Manzana y limón.

Combinar una parte de té verde con una de jugo de manzana clarificado y un chorrito de jugo de limón. El sabor resultará frutal, gustoso y con la aromática base de la infusión. Puedes incorporar un poco de canela y trozos de manzana para potenciar el sabor.

8.- Frutos rojos y piña.

Mezcla el té helado a partes iguales con jugo de frutos rojos y jugo de piña muy bien colados (sin sedimentos); endulza y combina con bastante hielo.

9.- Azahar y naranja.

Agrega un chorrito de agua de azahar y algunos trozos de naranja pelados y sin piel.

Comments

comments