Rafael del Rey entrevista
Rafael del Rey

Rafael del Rey es director general de la Fundación Observatorio Español del Mercado del Vino y gerente de la Fundación para la Cultura del Vino. Tiene una dilatada experiencia profesional ligada al mundo del vino, y su sólida formación académica hacen de él un interlocutor clave para defender la industria vitivinícola.

Nos atiende Rafael del Rey telefónicamente, confinado en su casa de Madrid, en la mañana de un San Isidro sin precedentes.

¿Qué supone la crisis de la COVID-19 para el vino español?

Un palo, las pérdidas de venta son tremendas.

¿Tan fuerte es la dependencia del sector hostelero?

Sin duda. El canal HORECA supone el 37% del volumen de ventas, y el 55% de valor en euros. ¡Y si solo fuera con la hostelería española! El problema es que la bajada de ventas es tanto nacional como en exportación.

En varios medios se ha difundido que el consumo de vino en casa ha subido más de un 60% ¿Esta subida no compensa?

Hubo un pico muy fuerte de compra en las semanas 14, 15, 16, 17 y 18 que, prácticamente, corresponden al mes de abril, pero ahora se ha estabilizado. Seguramente en unos días repunte algo, pero no es suficiente para paliar la bajada de ventas en hostelería.

¿No ayudaría que en supermercados hubiera una mayor variedad, en estos momentos?

Hay muchas grandes bodegas que están presentes. Sí es cierto que hay cierta reticencia en algunas, pero varias ya descubrieron hace años que la venta en establecimientos de alimentación supone un volumen de negocio importante.

¿No hay fórmula mágica?

La clave está en la diversificación.

Ergo, ¿los huevos en distintas cestas?

Exactamente. Ahí está el quiz de la cuestión.

Rafael del Rey

Con la crisis seguro que se encuentran con otros problemas añadidos, ¿no?

Sí, como los impagos. Esa es una cuestión por la que el sector deberá pedir ayudas. Muchos negocios de hostelería han tenido que cortar pagos, y previsiblemente no liquidarán deudas nada más abrir. Además, se presenta un verano en el que habrá muy poco turismo internacional, si es que lo hay.

¿Es una crisis sin precedentes?

Lo vivido en 2010 y 2011 se acercó bastante. Fue una crisis tremenda para el sector del vino. La hostelería no funcionaba y al vino le afectó mucho. Ya entonces, algunas bodegas optaron por diversificar canales de venta.

¿Cómo ve el futuro, pues?

Pese a todo, me mantengo optimista. Ahora, al igual que en la anterior crisis, hay que apostar por la diversificación. En España aún no estamos funcionando, pero no vamos a estar así eternamente. Asía se está recuperando, con lo cual, se mantiene la exportación. Y en Europa también hay movimiento. Ahora lo vemos todo muy negro, pero es posible que, en diciembre, al ver el conjunto del año, 2020 haya sido menos catastrófico de lo que imaginan. En cualquier caso, la clave de la recuperación va a estar en la duración del cierre de los establecimientos de hostelería.

¿Qué hay de la cosecha?

Además de la falta de ventas e impagos, ¿cómo se presenta la nueva cosecha?

Pues, al parecer, será una cosecha elevada. Ahí vamos a encontrar otro problema. En muchos casos, pillará a las bodegas con un exceso de stock. El sector está barajando varias medidas, como la destilación de crisis (que se va a aplicar en Francia, con una ayuda del gobierno de 140 millones de euros) y la ayuda al depósito, ambas propuestas por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, o la vendimia en verde.

¿Algún mensaje de esperanza de Rafael del Rey?

En los últimos tiempos, las cifras de consumo de vino en España venían creciendo. También aumentó el consumo de vinos premium. Y, por parte de muchas bodegas, se realizó un gran esfuerzo en la exportación, logrando tener más presencia internacional. Cuando retomemos cierta actividad habitual, esas cifras volverán a reflejarse en las ventas.

También puede interesarte: Martín Berasategui: “Las mujeres son una joya. Sin ellas, no seríamos nada”

:

Comments

comments