Benjamín Lana
Benjamín Lana en Gastronomika 2019 / Foto: Carlos Aranguren

Detrás de cada gran acontecimiento hay un hombre o una mujer que ha luchado porque se lleve a cabo. El gran hombre de los eventos culinarios del momento es Benjamín Lana, director editorial de Medios Regionales y Revistas de Vocento desde 2010 y, además, desde 2018, presidente de la nueva división de gastronomía de la compañía. Su cargo no lo hace solo un gran gestor de la comunicación gastronómica, sino también uno de los representantes del emprendimiento gastronómico más importante de la actualidad.

La cocina: una expedición

San Sebastián Gastronomika celebrará vuelta al mundo
Los países que recorrió el navegante en su travesía, protagonistas del evento / Foto vía: Grupgsr.com

Líder de grandes proyectos como Madrid Fusión y San Sebastián Gastronomika, que forman parte del programa de diversificación emprendido por el grupo de comunicación que gestiona junto a Íñigo Iribarnegaray, es además un apasionado de la buena gastronomía. Él mismo se identifica como un “gastronauta”, como esboza en la red social Twitter. No en vano es fiel creyente de que “la gran revolución es compartir los conocimientos culinarios” y que “la tendencia es una cocina global”.

De esa palabra se esgrime también lo que es su filosofía de vida –o culinaria– y que además fue emblema de la feria San Sebastián Gastronomika 2019: “La gastronomía y el trabajo de hombres y mujeres de la cocina puede llegar a ser un hallazgo, muchas veces es fortuito, y normalmente viene después de mucho trabajo”.

En entrevista con Cocina y Vino, Lana ha aprovechado para reivindicar el esfuerzo y dedicación de las gentes del mundo culinario en las que se ha inspirado para llevar adelante los dos grandes eventos, que, por cierto, se proyectarán hasta América Latina en Madrid Fusión Bogotá, en noviembre.

De este modo, Gastronomika 2019 ha querido resaltar las cocinas de todos los lugares por donde pasó la expedición de la vuelta al mundo que hicieran el portugués Fernando de Magallanes y el vasco Juan Sebastián Elcano en 1519. “Fue una expedición que además tenía un objetivo culinario, gastronómico, porque querían llegar por un nuevo camino a las islas de las especias”, comenta el periodista.

El evento cambia de temática cada año para dar valor a un acontecimiento especial que tenga relación con el mundo de la cocina, pero, por supuesto, lleva su toque personal. “La ruta tiene que ver con la cocina porque en ese entonces salieron sin saber a dónde iban a llegar, por una incertidumbre y una curiosidad, igual que en ocasiones se llega a un plato o a un restaurante”, dice.

Tiempos de encuentro

Imágenes del escenario de Gastronomika / Foto: Cocina y Vino

En ese intento por reunir las grandes cocinas del mundo y los intríngulis de las no tan conocidas, los eventos que lleva adelante Benjamín Lana se han ido expandiendo cada vez más. Con ese interés, Europa no es ya el centro de la gastronomía, sino el lugar de proyección o una vitrina. Y él, columnista y crítico gastronómico, pasaría a ser un aglutinador de estas historias.

“Los congresos son un tiempo de encuentro y de compartir. La gran revolución de la cocina en los últimos 30 años es haber pasado a esa decisión de compartir el conocimiento, porque anteriormente la cocina eran secretos bien guardados y ningún chef quería revelar sus saberes y sus platos. Lo que empezó a ocurrir es que los chefs empezaron a compartir sus recetas”, afirma.

De allí, asegura, que sea posible hoy en día hablar de “cocinas singulares o identitarias”, pero “también de una gran cocina global que pertenece a todo el mundo. Todo pertenece a todos, los ingredientes viajan y las técnicas también”, señala.

De este modo, ha destacado los “productos y herencias culturales de los pueblos”, como los máximos exponentes de la expansión gastronómica y de la apertura de saberes. Sin embargo, separa estos conocimientos de la distribución de la información por Internet, la accesibilidad a la data sobre aspectos culinarios y la globalización de tendencias a razón de la tecnología.

“Una cosa es la data y otra el conocimiento, y este último es anterior a la existencia de ordenadores, tiene más que ver con saberes ancestrales y otros nuevos. Pero no están vinculados directamente con la data o el conocimiento estadístico”, agrega.

Lo destacado y lo favorito

Ambiente en Gastronomika 2019 / Foto: Gastronomika

El director editorial enfatiza la importancia de seguir apoyando estos eventos y continuar la labor divulgativa y de encuentro entre chefs e instancias de todos los sectores de la restauración.

Asimismo, destaca dos de los encuentros que, para él, han sido de los más importantes en Gastronomika 2019 y que forman parte de estos objetivos. El primero ha sido la ponencia de la chef colombiana Leonor Espinosa. “Ha mostrado la singularidad de su país y a Colombia como una de las grandes reservas de biodiversidad del mundo”, subraya.

“Ha sido emocionante ver en el auditorio como muchos grandes cocineros de todas partes del mundo descubrieron parte de la despensa amazónica por primera vez”, añade.

Al mismo tiempo, se enorgullece de que este tipo de cocinas confluyan en un mismo escenario con otras totalmente diferentes, como es el caso de las parrillas de un pueblo vasco: “Es increíble cómo se han dado cuenta y ahora son conscientes del patrimonio cultural que tienen en torno al asado del pescado y cómo hacen que eso no se pierda en el tiempo, y perdure”.

Al preguntarle por cuál es su cocina favorita, Lana contesta con emoción. “No hay que elegir. Hay otras cosas en la vida donde uno tiene que elegir, y se queda solo con uno, pero en esto si tienes suerte, puedes almorzar o cenar dos o tres veces al día todo el año, no hay por qué elegir, hay que ordenarse, abrirse y disfrutar”.

Por @Patifini

También le puede interesar: Leonor Espinosa resalta las especies colombianas en Gastronomika 2019

Comments

comments