Aprenda cómo descongelar pan correctamente

pan descongelar
Las masas madres mejoran las características del pan

El pan caliente se vende, eso es ley. No cualquiera tiene el suficiente coraje como para resistirse a comprar una baguete recién salida del horno y picarla trozo a trozo mientras se dirige a su hogar. Los que aprecian el buen pan, saben que la tentación es incontrolable y que en cuestión de minutos pueden llenar su casa de los productos más llamativos de la panadería.

Dejar estropear tales manjares sería un crimen, y comerlos todos por gula puede ser bastante engorroso. Por eso, la mejor manera de conservar toda la cantidad de pan que se quiera en casa es congelarlo.

¿Pero es seguro recurrir a esta técnica? ¿Realmente quedará igual de suculento al calentarse? La respuesta es sí. Pero, para hacerlo correctamente, hay que seguir las siguientes indicaciones: 

Guárdelo en bolsas de cierre hermético

Para poder reservar esa hermosa Ciabatta que pedía a gritos ser rescatada de la despensa, lo mejor es que la guarde dentro de una bolsa de cierre hermético en el congelador. Pero no todos los panes tienen un tamaño adecuado para encajar perfectamente dentro de estos empaques y, además, también hay que tomar en cuenta si al descongelarlo se va a comer todo el pan o tan solo querrá un pedazo.

Por tales motivos, hay que prever la forma como se va a guardar y consumir luego para poder aprovecharlo correctamente. Si se trata de un pan que se comerá por rebanadas en platillos como bruschettas, o simplemente como acompañantes, se puede congelar ya cortado en rodajas y puestos perpendicularmente dentro de la bosa, retirando todo el aire sobrante para que quede bien sellado.

Rebanadas de pan

Si lo que se desea es el pan completo para adornar una mesa o con la intención de que los invitados disfruten de esa perfecta obra de arte, se puede congelar entero dentro de una bolsa en la que quepa estupendamente. No obstante, si no hay empaque lo suficientemente grande como cubrirlo en su totalidad, se puede congelar en mitades o cuartos, repartidos en la cantidad de bolsas que amerite.

Siempre hay que tratar de que el pan quede lo más ajustado y libre de aire posible para que no haya sobrepoblación de bacterias dentro de la bolsa que propicien que se estropee fácilmente al descongelarse.

No lo deje reposar, caliéntelo

Tratar el pan congelado como si se tratara de un trozo de carne es un error. Al dejar que el pan se descongele a temperatura ambiente impide que este recobre su textura original. Por el contrario, quedará mucho más duro.

Pan descongelar

Al calentarlo en el horno, los almidones y las moléculas de aire rompen los espacios cristalizados, lo que hace que el pan recupere su suavidad y disponibilidad para ser consumido. Además, calentarlo hará que esté listo en mucho menos tiempo.

Si se trata de calentar el pan en rebanadas, se pueden colocar en una bandeja y hornear a 180 grados centígrados por cinco minutos. También, si lo que quiere es tostarlo, se pueden poner las rodajas congeladas sobre una tostadora eléctrica o plancha, hasta que ambos lados estén dorados.

Ahora, para descongelar un pan entero, colóquelo en el horno a la misma temperatura pero por aproximadamente 20 o 30 minutos.

Ya no hay excusas para dejar estropear el pan o sentir temor a congelarlo. El resultado es realmente maravilloso.

También le puede interesar: La “sanadora” kétchup y su camino a la fama.

Con información de Epicurious.