Newsletter

Síguenos

En Turning Red la comida es cosa seria

Para nadie es un secreto que Pixar es uno de los mejores estudios en cuanto a películas animadas se trata. En su última obra, Turning Red, regalaron una historia en donde, si bien la comida es secundaria, está presente en gran parte del filme.

Dirigida por la cineasta china-canadiense Domee Shi, cuenta la historia de Meilin “Mei” Le, una joven de 13 años que se debate entre ser una hija responsable o dejarse llevar por el caos de la adolescencia. De un día para otro, Mei despierta siendo un gran panda rojo, en lo que es una metáfora sobre el crecimiento y el desarrollo, elementos muy importantes en el subtexto de la película.

El lado delicioso de Turning Red

Con un 94% en su puntuación en el portal Rotten Tomatoes, Turning Red ha sido avalada por la crítica por la forma en que plasma un proceso natural en la vida de las mujeres. Además, por representar de gran manera diferentes aspectos de la cultura asiática, especialmente la china.

Turning Red, película de Pixar
La cocina china se deja ver en varios pasajes de Turning Red / Foto: PIXAR

Uno de estos es la gastronomía, que se puede entender casi como un personaje más dentro de la historia. Los detalles en la animación de la misma son muy cuidados e incluso hay una escena en donde es el alma de todo lo que ocurre a través del padre de la protagonista.

Comida en Turning Red, película de Pixar
Los colores y las texturas son muy cuidados para que las comidas se vean apetecibles en Turning Red / Foto: PIXAR

Rona Lui, diseñadora de producción, fue una de las “culpables” de que todo en Turning Red se vea lo más delicioso posible. Tanto Lui como la directora Shi ya tienen algo de experiencia en trasladar la comida a la animación, pues trabajaron juntas en Bao, cortometraje que incluso ganó un premio Oscar en 2019.

Todo el equipo de animación contó con la colaboración de una consultora para conocer más a fondo los ingredientes y platos de la cocina china. Así, comenzaron a trabajar para hacer que cada plato y producto tuviese el acabado perfecto en cuanto a textura y color, de forma que se hacen muy apetecibles al verlos.

Según Rona Lui, una de las inspiraciones fueron las películas del Studio Ghibli, empresa de animación japonesa, donde la comida suele ser muy atractiva y trabajada.

También le puede interesar: Las comidas más emblemáticas de las películas de Disney

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram