Newsletter

Síguenos

La cocina japonesa ilustrada, un libro para aprender

Fruto de tradiciones milenarias, la cocina japonesa es un verdadero tesoro que aúna estética, nutrición y sabores. No en vano, la Unesco la incluyó como parte del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Y es que su cultura culinaria tiene un componente bien específico: el umami. Este quinto sabor -junto al dulce, salado, ácido y amargo-, que podría traducirse como “gusto delicioso”, proporciona toda su profundidad a los platos.

La comida familiar en sí, es fundamental. En japonés, la palabra arroz (gohan) significa también comida. Eso prueba la importancia de este cereal en la composición de su gastronomía.  

En ese sentido, una típica se constituye de un recipiente con arroz blanco, una sopa de miso, verduras, una proteína (pescado, carne o tofu), una pequeña ensalada y guarniciones (verduras encurtidas). Una simple porción de fruta sirve a veces como postre. Eso sí, los platos son acompañados de té, cerveza o sake.

Por ejemplo, en la cocina japonesa, el desayuno tradicional es salado. Se compone de algunos elementos descritos antes: una sopa de miso y un cuenco de arroz, con condimentos y alga nori. Se puede completar, incluso, con un pescado asado. Pero, actualmente, cada vez más familias adoptan el desayuno occidental.

Ya sea en la elección de los ingredientes en función de las estaciones, en el equilibrio de las texturas y los colores o en la selección de la vajilla, la alta gastronomía nipona conlleva un ritual muy codificado.

En la cocina kaiseki, el placer de lo visual es tan importante como el del paladar. La composición de la comida, formada por una sucesión de pequeños platos servidos en una vajilla fina, ha de tener en cuenta las texturas, el tipo de cocción y los sabores.

Cocina y cultura

Libro La cocina japonesa ilustrada
El libro fue escrito por Laure Kié con ilustraciones de Haruna Kishi

Parte de todo lo anteriormente dicho y más, es lo que pretende destacar la escritora Laure Kié, en su libro La cocina japonesa ilustrada. Y no es una publicación de cocina cualquiera, no, sino que hay un equilibrio entre un libro de cocina y de cultura.

Está dividido en seis capítulos, en los que se abordan distintos aspectos. Hay uno introductorio sobre los ingredientes, utensilios, tipos de cortes y la comida del día a día. Hay otro que está dedicado al arroz, los fideos, los platos más emblemáticos y de temporada, los postres y las bebidas.

Pero también conseguirá información interesante y valiosa en relación con la ceremonia del té, la producción del sake, la preparación del ramen o la guarnición del bento. Si bien es cierto que hay recetas detalladas y totalmente ilustradas, éstas se intercalan con anécdotas culturales, las tradiciones para Año Nuevo y otras fiestas, entre otras precisiones gastronómicas.

La autora Laure Kié tiene en su haber otros libros especializados en cocina japonesa. Su infinidad de viajes a Japón, le han permitido tener una riqueza cultural culinaria, que no sólo transmite en sus publicaciones, sino a través de sus cursos. Ella nació en Tokio, es de madre japonesa y padre francés.

Por su parte, en La cocina japonesa ilustrada, también está la escritora Haruna Kishi, que es la responsable de las ilustraciones. Ella es directora de cine y dirige series de animación.

También le puede interesar: Ocho frases esenciales de la mesa japonesa

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram