Bombón

Tantas historias como sabores existen alrededor del bombón, esa pequeña sorpresa de chocolate rellena que levanta el ánimo a cualquiera. Uno de esos relatos nos lleva a la antigua Grecia y el otro, más reciente, a Francia.

El que involucra a Grecia afirma que la diosa griega de todas las cosas, Eurínome, creó estos dulces y puso orden al caos que en ese entonces reinaba.

En cuanto a Francia, existen dos versiones. La más divulgada narra que en el siglo XVIII el pastelero del rey Luis XIV preparó unas pequeñas frutas bañadas de chocolate. Al probarlas, el monarca dijo bon bon (en francés: bueno bueno) y de allí viene el término que derivó en bombón.

La otra anécdota asegura que esos dulcitos existían desde épocas antiguas y que se fueron popularizando en el país europeo. Incluso, los ofrecían en los restaurantes, pero luego su producción decayó notablemente. Posteriormente, a finales de 1700, reinaba María Antonieta. La situación era difícil y los campesinos fueron a solicitarle pan. Ante esto, se dice que ella les respondido: coman pasteles. Los campesinos molestos y en actitud de protesta, para ir en contra de la reina, comenzaron a comer bombones. Con esta acción los chocolaticos inundaron nuevamente el mercado.

El bombón y su evolución

Bombones

Poco a poco artesanos de Bélgica, Suiza, Italia y la propia Francia fueron perfeccionando la técnica y agregando otros ingredientes. Surgieron negocios familiares que aplicaban distintos métodos, rellenos y coberturas.

En 1868, la marca Cadbury (Inglaterra) fabricó una caja para vender sus bombones. Fue un total éxito y se convirtió en el regalo ideal.

Otras casas imitaron la práctica y todos querían las preciadas cajas. Su elaboración se fue industrializando hasta lo que son hoy en día. Sin embargo, en la actualidad han surgido empresas cuyo atractivo principal es la elaboración artesanal.

Los bombones no tienen límites. Estas sorpresas que solo se descubren al comerlas son cada vez más ingeniosas. Además de los acostumbrados rellenos de semillas, licor, cítricos, frutos secos y especias, se consiguen de calabaza, queso, picante, habano, curry, pimientos y aceite de oliva, por mencionar solo algunos. Muchos se abstendrán de probarlos, otros serán más audaces, pero siempre habrá espacio para uno más.

También puedes leer: Las bebidas de Salvador Dalí que persisten en la memoria

Comments

comments