¡Más allá del sake! El reto de las armonías con sushi

Armonías con sushi
Al seleccionar una bebida para acompañar el sushi deben tenerse en cuenta algunos detalles: la salsa de soya, el wasabi y el jengibre son sabores muy fuertes que pueden anular muchos vinos.
Una opción es servir sake, a la manera tradicional, aunque hay quien señala que, siendo esta una bebida a base de arroz, y el sushi un platillo con arroz, resulta, de cierta forma, redundante. Otra bebida que puede funcionar es una cerveza japonesa, que, por lo general, se caracterizan por un frescor y balance de sabor a lúpulo que le va bien al sushi.
Pero como no siempre se tendrán a la mano bebidas niponas, hay alternativas que incluyen una buena cerveza local o un vino espumoso. En el Manual del Vino de Miro Popic se recomienda, por ejemplo, un espumoso extra brut; sin embargo, la sumiller argentina Silvia Ramos de Barton sugiere burbujas más dulces: espumoso rosé demi sec. Ambos concuerdan en que acá la clave es experimentar hasta encontrar la combinación que más le agrade.
Otra opción es el vino Oroya, ideado por la enóloga japonesa Yoko Sato, en el que la combinación de uvas torrontés y pinot noir hacen un blanco balanceado para combinar con especialidades japonesas como sushi o sashimi.
Quienes buscan una bebida no alcohólica, pueden recurrir al té verde o alguna otra infusión, pero vale la pena endulzarlo un poco, para matizar su astringencia natural y no restarle protagonismo a los delicados sabores del roll.