Emprendedoras
Comenzaron su formación desde mayo hasta julio de 2019 / Foto vía: Cortesía Fundación Santa Teresa

Luego de dos meses de formación (80 horas), 15 mujeres fueron certificadas como la primera cohorte de Emprendedoras del Chocolate del municipio José Rafael Revenga (Aragua), en el marco del proyecto Venezuela Tierra del Cacao, financiado por la Unión Europea a través de la Cámara de Comercio Venezolano Italiana y la Cámara de Comercio Venezolano Francesa, en alianza con la Asociación Civil Trabajo y Persona.

Ellas, que resultaron seleccionadas tras una postulación de 50, demostraron disciplina y pasión por el cacao y el chocolate, el objetivo central de esta iniciativa, que pretende empoderarlas en su formación y aprendizaje.

El programa busca garantizar técnicas de sostenibilidad ambiental en la producción de cacao, mediante procesos formativos para la protección de los ecosistemas propios de los cultivos.

La experiencia durante las ocho semanas, celebrada los días lunes y miércoles, fue teórico-práctica. Aparte de conocer los fundamentos de la chocolatería, recibieron herramientas relacionadas con administración, planificación y presupuesto, muy útiles al momento de emprender un negocio.

También aprendieron dos técnicas para hacer bombones: la francesa y la belga. En la primera se elabora el relleno (por lo general una ganache), se vierte sobre una lámina y se le da forma rectangular; y una vez que se enfría, se corta geométricamente y se cubre de chocolate.

En la técnica belga se atempera el chocolate para llevarlo a una temperatura adecuada y se vierte en moldes con distintas formas, para que obtenga una capa fina y delicada que recubrirá al bombón; luego, una vez que esté endurecida esa primera capa, se rellena y se cubre con otra capa de chocolate.

Alianza con Santa Teresa

Emprendedoras
La primera cohorte del municipio José Rafael Revenga / Foto vía. Cortesía Anaixa Lárez / Trabajo y Persona

La formación se llevó a cabo en Casa Morgado, sede principal de la Fundación Santa Teresa, ubicada en El Consejo. El acto de entrega de certificados se efectuó el viernes 26 de julio en la ronera Hacienda Santa Teresa, en presencia de los representantes de Venezuela Tierra de Cacao.

Jaime Luis Socas, asesor de la sección Economía y Comercio de la delegación de la Unión Europea, destacó: “Con una inversión de 630 mil euros en un período de tres años, nuestra aspiración es que este programa formativo contribuya efectivamente con las emprendedoras en el mundo del cacao y el chocolate, a fin de que les permita generar ingresos sostenibles en el tiempo”.

Este proyecto ha formado a 600 mujeres de Carabobo, Lara, Miranda, Mérida, Sucre y Aragua, así como a 134 docentes, 32 pequeños y medianos productores y seis maestros chocolateros.

La Fundación Santa Teresa ingresó como aliado a Venezuela Tierra del Cacao en 2017, para desarrollarlo en Revenga, y en mayo de 2019 es cuando se da inicio capacitando a estas 15 emprendedoras. Ahora iniciarán una fase de acompañamiento a largo plazo. El fin es ayudarlas a que puedan realizar pasantías en laboratorios de chocolatería, hacer catas de chocolate y ron, e incluso, un convenio de venta con la propia Hacienda Santa Teresa.

Alberto C. Vollmer, presidente ejecutivo de Ron Santa Teresa, manifestó su agradecimiento “a todos los involucrados que les han entregado las herramientas a estas mujeres. Me siento afortunado en apoyar y estar con personas que trabajan con el cacao y poder llegar al chocolate y la bombonería, porque creo que el valor más importante es el tesón y la perseverancia”.

Interesantes propuestas

Emprendedoras
Este bombón fue de los más notables, era una infusión de tabaco con nibs de cacao, de Mariana Silva / Foto vía. Cortesía Anaixa Lárez / Trabajo y Persona

Tras culminar el acto, las emprendedoras ofrecieron una degustación de sus bombones. Catorce de ellas hacen vida en el municipio Revenga, salvo Dorilma Vázquez, quien reside en El Jarillo, comunidad de origen alemán ubicada en los Altos Mirandinos -a pocos kilómetros de la Colonia Tovar (Aragua)-, desde donde viajaba dos veces por semana para su formación.

Dorilma mostró una barrita elaborada con cacao que cosecha en su propia casa, mezclado con licor de ron y café Arakú y cardamomo.

Otras de sus compañeras también utilizaron para sus elaboraciones el ron emblema de Santa Teresa, el 1796. Con este destilado hubo uno que tenía dulce de leche y merey, otro que venía con batata de coco, uno de malojillo, uno con auyama y coco, uno de pimentón, otro con pasas y uno de fresas. Otra propuesta fue con el ron Orange y mandarina caramelizada, uno relleno de jobo y otro de Ponche Crema y parchita.

El de la joven Mariana Silva no pasó inadvertido. Presentó un bombón de infusión de tabaco con nibs de cacao, inspirado en su bisabuelo, Mariano Bello, que fue tabacalero de la zona. Elaboró una mermelada con hoja de tabaco real (sin esencias) y troceó los nibs. En boca tenía un envolvente toque dulzón, que luego generaba un picor leve en la garganta.

También le puede interesar: Aventura ronera en la Hacienda Santa Teresa

Comments

comments