El Alazán
La Universidad Católica Santa Rosa reconoció al restaurante, que este 2020 cumple 60 años / Foto vía: El Alazán

Este 2020, el restaurante caraqueño especializado en carnes, El Alazán, cumple 60 años. Esa larga tradición, el buen comer y su atención, son las razones por las cuales a comienzos de marzo la Pontificia Universidad Católica Santa Rosa (UCSAR), le ha conferido el Doctorado en Gastronomía y Artes Culinarias.

En palabras del propio rector, presbítero Dr. Carlos Alberto Boully Gómez, “es la primera vez que una universidad venezolana reconoce los sabores de un establecimiento gastronómico de relevancia. Hemos querido destacar esa calidad en distintos aspectos que caracterizan a este restaurante”, precisó.

El Alazán
El rector Boully y por el restaurante: Samuel Carvalho (dueño), Edelmira Chollet (chef) y Manuel Rodríguez (gerente) / Foto: Rafael Martínez

Ya esta misma casa de estudios, en junio de 2018, reconocía la labor de un cocinero. Tal fue el caso de Rubén Santiago, un personaje influyente en los fogones de Nueva Esparta, que recibió el Doctorado Honoris Causa en Gastronomía y Cocina Tradicional Venezolana.

Aunque hay que recordar que en julio de 2011 la Universidad Metropolitana le había conferido tal distinción a don Armando Scannone, figura clave e incuestionable en la gastronomía venezolana.

Seis décadas

El Alazán
El establecimiento caraqueño, cuya especialidad son las carnes, es uno de los más concurridos / Foto vía: El Alazán

“Para nosotros este reconocimiento ha sido una sorpresa. Nos sentimos halagados, porque es una manera de darle un mensaje al país, de seguir adelante, a pesar de que hemos estado viviendo momentos complicados. Hemos intentando sobrevivir y adaptarnos a un sistema y economía difíciles”, afirmó Samuel Carvalho, uno de los dueños.

Estamos ante un restaurante que abrió sus puertas en 1960, en Boleíta, y no fue sino hasta 1992 cuando un segundo grupo de ciudadanos portugueses lo adquirió y lo trasladó a Altamira, lugar donde se sigue manteniendo.

“Yo entré cuando apenas tenía 17 años, como parte de la familia que compró el restaurante hace 28 años, tiempo que tengo trabajado aquí. Todos empezamos desde abajo y hemos aprendido, porque ha sido nuestra escuela”, destacó.

Y es que para Carvalho el éxito del negocio -con capacidad para 600 comensales-, radica precisamente en el buen servicio que ofrece. En ese sentido, asegura: “La gente puede comer bien, pero si es mal atendida no vuelve. Sin embargo, si comes mal un día, pero eres bien atendido, volverás. Eso lo he aprendido. El servicio para nosotros es lo fundamental, no te diré que tenemos la mejor carne”.

También le puede interesar: Cakawa: chocolate inspirado en los dioses

Comments

comments