Dacao
La nueva marca chocolatera venezolana es tree to bar / Foto Dacao

En Ocumare de la Costa, en el estado Aragua, y en Tucani, en el Sur del Lago, al norte de Mérida, la familia Dáger posee unas haciendas cacaoteras. De allí nace Cacaos Caracas, una productora y comercializadora de frutos de esas zonas, liderada por Douglas Dáger. Pero hace dos años, junto a su hermana Zobeida y su esposo, Rubén Ortiz, decidieron darle forma a un proyecto chocolatero. ¿Su nombre? Dacao.

La idea era crear una chocolatería en la que pudieran potenciar sus propios cacaos con otros. Fue así como Zobeida Dáger se preparó y egresó de Cacao de Origen, con María Fernanda Di Giacobbe, hasta montar su propio laboratorio en Caracas, con todos los implementos y equipos necesarios para ofrecer un producto óptimo y de calidad.

Pero no fue sino hasta julio de este 2019 cuando se materializó su producción, bajo el concepto tree to bar, o del árbol a la barra, porque todo el proceso se inicia en sus haciendas, con sus propias plantaciones, desde la siembra hasta la elaboración final del producto.

Dacao
De Cata, Cuyagua y Ocumare son los orígenes que ofrecen actualmente / Foto Dacao

Es así como este emprendimiento sale al mercado con dos tabletas de chocolate, ambas de 69%, en las que “le rendimos tributo a Aragua, por darnos unos cacaos maravillosos”, precisa Zobeida.

Una es un blend con tres orígenes: Cata, Cuyagua y Ocumare, que está representada por El toro de colores, símbolo que representa la fiesta taurina de Santa Cruz de Aragua.

La otra es de un origen único: Cuyagua, representada por el colorido Diablo danzante de Cuyagua, festividad del día de Corpus Christi.

“Los dos empaques de Dacao muestran tradiciones de esa entidad, con ilustraciones hechas por el diseñador gráfico venezolano Gilberto López”, destaca orgullosa.

Un proceso artesanal

En el laboratorio casi todo se hace manualmente / Fotos Dacao

Las tabletas con las que ha debutado esta nueva marca venezolana cuida minuciosamente todo su proceso de elaboración. Ambas han sido formuladas por Carlos Chacón, su maestro chocolatero.

Los únicos granos de cacaos aragüeños que no forman parte de su producción propia son los de Cata y Cuyagua. Sin embargo, con sus productores asociados mantienen unos estándares específicos para que saquen el cultivo bajo sus indicaciones.

Una vez que los sacos de granos llegan al laboratorio, ubicado en la urbanización Chuao, se seleccionan por tamaño y se limpian, para luego ser horneados, entre 30 y 50 minutos, a una temperatura de 110°C a 125°C.

Dacao
Sus dos tabletas de chocolate son 69% / Foto Dacao

Después los granos pasan por el descascarillado y una vez que el nibs está pulcro va a un sistema de refinación durante 36 horas. Primero permanece 12 horas en las refinadoras. Transcurrido ese tiempo, se le agrega la mezcla de azúcar y un porcentaje mínimo de manteca, para que ayude a diluir el chocolate. Esto tarda otras 24 horas.

Lista la mezcla, se almacena hasta que se decida hacer el producto. Cuando eso ocurre, pasa por el temperado para que quede brillante, negro y sólido, hasta llegar al cuarto de frío, para fabricar la tableta con el moldeado, va a nevera unos minutos, se desmolda y reposa otras 24 horas antes del empaquetado.

El proceso de Dacao es artesanal, hecho prácticamente a mano. Y aunque sus tabletas le rinden culto a los cacaos y tradiciones aragüeñas, el producto final es hecho en Caracas. Sus moldes dan forma a piquitos que se inspiran en el Ávila.

Coordenadas

Las barras de chocolate se consiguen en establecimientos especializados de Caracas, Lecherías y Maracaibo. Para más información y detalles: @dacaochocolate (Instagram).

También le puede interesar: Aventura ronera en la Hacienda Santa Teresa

Comments

comments