toronja

Si algo ha caracterizado a Cervecería Polar con sus eventos -el Jardín Cervecero o el Polar Fest (Oktoberfest)-, es que ha permitido, entre otras cosas, que el público pueda disfrutar de cervezas especializadas, esas que no están a la venta y que hacen que la experiencia sea mucho más novedosa, pero que en el fondo sirven de vitrina ante los asistentes.

El 5 y 6 de octubre de este 2019, cuando se llevó a cabo la tercera edición del Polar Fest, en la Terraza del Centro Ciudad Comercial Tamanaco (CCCT), precisamente fueron presentadas tres de estas espumosas, que no forman parte todavía de su catálogo comercial para ser degustadas.

La debutante fue Citrus, con sabor y aroma a toronja. La marca apostó por una bebida de este tipo, tratando de alinearse con las tendencias mundiales de cervezas con sabores frutales y cítricos, en donde el limón, la lima, la naranja, la mandarina y la propia toronja han captado un nicho de consumidores.

La que fue mostrada, de color rosa, es bastante suave, refrescante y fácil de beber, con un grado de alcohol medio. Tiene ese toque de amargor típico de la toronja, pero de acidez agradable.

“Con esta cerveza, lo difícil ha sido combinar el amargo y el aroma del lúpulo con los de la toronja. Se hizo con un cuidado especial para que no se sobrepasara en aroma. Es muy agradable e invita a tomar más de una”, destacó Luis Venegas, maestro cervecero de Polar.

La Kriek se queda

Kriek
Foto vía: Empresas Polar

No es descartable que en los próximos meses Citrus sea la nueva Solera. Y más cuando el último lanzamiento de la marca, Kriek, una espumosa procesada mediante la fermentación de cerezas agrias, ha sido un éxito entre los consumidores. Sus ventas han superado todas las expectativas, por lo cual ya no será de edición limitada, como estaba contemplado inicialmente, sino que entró a formar parte del catálogo, precisó a Cocina y Vino, Francelys Toro, gerente del Segmento Premium de Cervecería Polar.

El gancho de esta cerveza, de inspiración belga, es que posee cuatro grados de alcohol, con un toque dulce no tan invasivo, y con ese dejo de ácido de frutos rojos y leve amargor, que la hace también refrescante, suave y fácil de beber.

Las otras dos especializadas

Weißbier y Porter
Las espumosas Weißbier y Porter / Foto vía: Empresas Polar

Durante la celebración de los dos días para replicar en Venezuela la fiesta popular cervecera más grande de Alemania, que se celebra desde 1810, también Polar mostró otras dos espumosas especializadas, que han sido presentadas en otros eventos de manera muy solapada, pero que para este Polar Fest fueron mejoradas, les hicieron ajustes.

Una es la Weißbier (cerveza blanca), muy típica del sur de Alemania, específicamente en Baviera. Es de alta fermentación, con aromas frutales (sobre todo cambur), clavos de olores, canela y flores. No es filtrada y es turbia como consecuencia de sedimentos en suspensión provenientes de la levadura.

En líneas generales, esta cerveza pálida de trigo es refrescante, con un final un tanto seco, pero con una sensación esponjosa en boca.

La otra fue la Porter, que es tipo Ale, cuyo origen proviene de Londres. También es de alta fermentación. Es de color marrón oscuro y se caracteriza por sus notas bien marcadas de malta tostada, con aroma de lúpulo pronunciado. Está entre los cinco y seis grados de alcohol.

En boca se siente el gusto a pan, esa sensación de levadura y tostado que impregna la lengua. También se percibe algo de notas achocolatadas.

También le puede interesar: Kriek, la cerveza de cereza de Solera

Comments

comments