Pandas de peluche
Foto: bangkokpost.com

Este establecimiento tuvo una idea muy original para respetar la distancia social. Un restaurante en la ciudad de Bangkok, Tailandia, ha decidido colocar pandas de peluche para respetar la distancia entre sus clientes y así evitar el contagio por coronavirus, enfermedad que azota a gran parte del mundo hace varios meses.

Maison Saigon, nombre de dicho local, implementó esta idea después de que el gobierno tailandés flexibilizara sus restricciones a principios de este mes, permitiendo que los restaurantes y cafeterías volviesen a abrir para los comensales. Eso sí, con restricciones para evitar la propagación del COVID-19.

Una tierna estrategia

Pandas de peluche
Foto: coconuts.co

Los peluches fueron instalados en diferentes sillas con puestos estratégicos. Las personas que se dirigen a este lugar terminan sentándose de forma diagonal al momento de compartir una mesa debido a la presencia de estos adorables pandas. Estos también han logrado ser una excelente compañía para aquellos clientes que van solos al restaurante.

“En un primer momento dejábamos una única silla por mesa y los clientes se sentaban solos. Pero a mí me resultaba muy extraño. Por eso, quise ofrecerles algo de compañía”, comentó Natthwut Rodchanapanthkul, el dueño del local especializado en comida vietnamita.

El restaurante recurrió a Instagram para explicar el curioso método detrás de sus nuevos comensales sorpresa y escribió:

¡La Maison Saigon ya está abierta para comer! Ven solo, en pareja o en familia. Tenemos pandas y paneles transparentes para ayudarlo a mantenerse alejado y feliz con un auténtico sabor vietnamita de forma segura, sin preocupaciones, con estrictas medidas de limpieza, de acuerdo con las normas estatales.

Pandas de peluche
Foto: thestar.com.my

¿Qué le parece? Esta idea está siendo todo un éxito, ha llamado la atención de cientos de personas en las redes sociales y ha sido valorado por su intención de evitar el sentimiento de soledad que puede generar la medida preventiva. ¡Muy útil y, sin duda, muy adorable!

También te puede interesar: Una cena de tres estrellas entre maniquíes

Comments

comments