Descorche de vino enoturismo

El enoturismo es un fenómeno en auge en muchos países del mundo. Por supuesto, también en España y su entorno más cercano. Desde 2008, según datos de Asociación Española de Ciudades del Vino, se ha multiplicado casi por tres el número de visitantes a bodegas y museos de las Rutas  del Vino de España.

Se trata de una dinámica que, más allá de la crisis multisectorial impuesta por la pandemia del coranavirus, tiene todos los ingredientes necesarios para mantenerse e incluso ir a más. Conscientes de ello, y fruto de la estrecha relación que mantiene con el cliente enoturista desde hace más de una década, Evadium ha recopilado los términos más importantes de este sector para poner al alcance de todos los viajeros el primer diccionario especializado en enoturismo.

Este singular diccionario de enoturismo ofrece un amplio listado de términos con los que pretende facilitar el acceso de cualquier persona al mundo del vino y a su cultura.

También pone al alcance del viajero una magnífica herramienta gratuita de consulta en formato digital que le permitirá, en todo momento y situación, tanto salir al paso de una duda puntual como continuar aprendiendo y profundizando en la terminología más comúnmente utilizada en el turismo enológico.

Es el caso, por ejemplo, de la propia palabra “enoturismo”, aún sin definición oficial, o de otros conceptos como la “enoterapia” o los “hoteles bodega”.

Se trata además de una herramienta viva y dinámica, que se irá ampliando y actualizando con nuevos términos a medida que lo requieran tanto la demanda de los viajeros –que pueden plantear dudas o preguntas– como la propia evolución del sector enoturístico.

El nuevo proyecto de Evadium refuerza su apuesta por el desarrollo de este importante sector turístico, poniendo con este diccionario de enoturismo su granito de arena en la divulgación y acercamiento de la cultura del vino a todas las personas, y muy especialmente a los viajeros en busca de nuevas experiencias.

El enoturismo en España

Turismo del vino

Casi tres millones de personas –solo en España– escogieron el enoturismo durante el último año como actividad principal para disfrutar de sus vacaciones. Algo lógico si tenemos en cuenta que se desarrolla en marcos rurales alejados del turismo tradicional de sol y playa, mucho menos masificados, que promueven una interacción social mucho más intensa, y con una atención al visitante moderna y muy personalizada que ofrece experiencias verdaderamente inolvidables.

Sin embargo es esa misma especialización la que a veces conlleva ciertas dificultades para los viajeros, que suelen encontrar en folletos, guías y páginas web un lenguaje bastante técnico y con términos exclusivos de este sector.

También te puede interesar: Cocinar como método de alivio ante la crisis 

Comments

comments