Plex'Eat
Foto vía: AFP

Si algo ha quedado claro estos primeros meses de 2020, es que el mundo cambió con la llegada de la pandemia del coronavirus. Reinventarse y adaptarse a las nuevas circunstancias es a lo que muchos han tenido que recurrir para salir adelante.

El diseñador y decorador francés Christophe Gernigon, quien ha trabajado en el mundo de la arquitectura de interiores y la escenografía durante más de 20 años, no se queda atrás. Ha creado Plex’Eat, unas cápsulas transparentes protectoras fabricadas de plexiglás tamaño XXL, como una solución más estética para cuando los restaurantes y bares vuelvan a abrir sus puertas.

Su propuesta es que estas campanas están abiertas por detrás y suspendidas del techo, así sirven como barrera protectora, ya sea para comer o beber con total seguridad y adaptándose a las medidas de distanciamiento entre personas, que recomiendan las autoridades.

“Mi idea era ayudar a los propietarios de los restaurantes. Quería que la estructura fuera desmontable y que pudiera limpiarse en posición plana para un segundo servicio”, le declaró el artista parisino a la AFP.

Ante este nuevo escenario

Plex'Eat
Foto vía: AFP

Dadas las circunstancias de la Covid-19, esta creación de Gernigon, no pasa inadvertida, pues ha comenzado a llamar la atención de varios establecimientos, dentro y fuera de Francia. Él ya ha recibido interés en su propuesta por parte de países como Alemania, Inglaterra, Estados Unidos y Japón.

La fase industrial del Plex’Eat inició el lunes 25 de mayo, con la fabricación de 10 mil unidades. De hecho, este miércoles 27 se realizó la instalación de varias en un restaurante de París, aunque no se precisó cuál.

Al ser consultado sobre el costo estimado de cada una de estas cápsulas, dijo que es de aproximadamente 150 euros, lo que equivale más o menos a 164 dólares. Christophe Gernigon no descarta que con el tiempo, y una vez superada la crisis sanitaria, su creación tenga otros usos. Según adelantó, hay quienes las ven para joyerías y recepciones de empresas.

También le puede interesar: Siete platos franceses que hay que probar

 

Comments

comments