Grandes Pagos

El pasado martes 16 a la noche se dieron cita en Madrid, en una cena muy especial, los directores y presidentes de las almazaras que forman parte de Grandes Pagos del Olivar, un club de élite que aglutina a los seis productores de los aceites de oliva virgen extra de España más prestigiosos, unidos por una máxima: tener producciones limitadas procedentes de pagos y elaboradas con el fin de buscar la máxima calidad y no el rendimiento.

El motivo de la cena, celebrada en la terraza ajardinada del conocido restaurante Sacha, fue celebrar la incorporación de Casas de Hualdo a esta selecta asociación. Casas de Hualdo es una almazara toledana de carácter familiar (la familia Riberas, industriales de gran prestigio y con un gran bagaje dedicado al mundo del acero con empresas como Gonvarri y Gestamp, es la propietaria de la almazara) que lleva una década produciendo aceite de oliva virgen extra de calidad premium con las variedades cornicabra, arbequina, picual y manzanilla, y distintos coupages.

Grandes pagos

 

La cita reunió, además de los componentes de Grandes Pagos del Olivar -con nombres como Jon Riberas, su hija María Riberas y José Antonio Peche, director general de Casas de Hualdo, el Marqués de Griñón y su hija Xandra Falcó, Luis Vañó y su hijo Paco Vañó de Castillo de Canena, Agustín Santolaya e Isidro Palacios de Aubocassa, Alfredo Barral de Abbae de Queiles y presidente de Grandes Pagos del Olivar-, al chef español afincado en Estados Unidos José Andrés, muy amigo de la familia Riberas; a Josan Orúe, director del nuevo destino gastronómico en Madrid Bulbiza; a conocidos periodistas como Guillermo Fesser -afincado en Estados Unidos desde hace 11 años, y reconvertido allí en exitoso autor de libros infantiles-, al hombre del tiempo de Antena 3 Roberto Brasero, a reconocidos críticos gastronómicos como José Carlos Capel (El País), Julia Pérez (Gastroactitud) y Carlos Maribona (ABC); el presidente de la Real Academia de Gastronomía Rafael Ansón; y a prestigiosos periodistas, algunos de ellos especializados en gastronomía, como Luis Cepeda, Concha Crespo, Tatiana Ferrándis, Paz Álvarez, Paz Ívison, Cristina Altozano, Luis Ramírez, Marta Fernández Guadaño, Mar Romero y Maricar de la Sierra, entre otros.

Grandes Pagos

Emocionante fue el discurso de Jon Riberas recordando la época cuando su padre adquirió las tierras donde se ubica la almazara. “Me encantaría que mi padre viera este momento, y viera todo lo que ha acontecido en esta última década”. Previo al discurso de Jon Riberas, tomó la palabra Alfredo Barral, dando la bienvenida a Casas de Hualdo que comparte la obsesión por la calidad, la apuesta por elaborar aceites de pago (elaborado a partir de pequeñas fincas que emulan, dentro del sector olivarero, el concepto de chateau francés propio de zonas como Borgoña).

Grandes Pagos

Según Alfredo Barral, respecto al funcionamiento de Grandes Pagos del Olivar, “todos empezamos el ciclo de producción en la tierra, en el árbol, en el territorio. Antes que nada, somos olivareros: es el único camino para obtener productos excelentes”. Y ojo al dato: todos los productores pertenecientes al selecto club, etiquetan sus botellas conforme a unas directrices decididas por ellos, que incluyen un dato muy importante, señalar la fecha de la cosecha en un lugar visible de la etiqueta.

Sobre la inclusión de Casas de Hualdo en Grandes Pagos del Olivar, José Antonio Peche, director de la almazara, se expresó de la siguiente manera: “Entrar en la asociación es como pasar a formar parte del Paseo de la Fama de los grandes AOVE’s. Para nosotros este reconocimiento es un orgullo y nos ilusiona especialmente porque llega en el décimo aniversario de Casas de Hualdo”.

Lo cierto es que entrar en esta exclusiva asociación de almazaras de carácter familiar, con olivares en zonas con gran producción de aceite de oliva virgen extra de España, cuyo objetivo es la promoción y difusión de la cultura milenaria del olivo y la producción de AOVE’s de alta calidad, tanto en mercados nacionales como internacionales, es un honor de las que pocas empresas pueden presumir.

En definitiva, una noche tórrida en Madrid que aumentó aun más de temperatura por la calidez de los discursos y de la buena relación entre los mayores divulgadores de la gastronomía española.

También puede interesarte: Azafrán, el tesoro rojo más codiciado

 

Comments

comments