Desalojan un bar en España por no respetar las distancias

La Policía Local de Sevilla, en España, ha desalojado el bar Jota, un conocido bar del lugar, donde no se estaban respetando las distancias mínimas de seguridad establecidas por las autoridades.

En la puerta del bar había aproximadamente unas 30 personas, todas ellas de pie y algunas en torno a mesas altas, pero no se estaban respetando las distancias de seguridad entre cada uno de los clientes, ha informado el Diario de Sevilla.

El propietario del local ha explicado que ha sido él quien ha tomado la decisión de cerrar, para evitar aglomeraciones en la puerta y ante la imposibilidad de poder controlar que la clientela guardara las distancias de seguridad.

El gobierno ha permitido este lunes la apertura de los bares, uno de los puntos establecidos en la fase 1 de la desescalada en la que acaba de entrar Sevilla. Ese permiso es para los bares con terraza, que pueden empezar a funcionar con la mitad del aforo y con una distancia de seguridad entre cada mesa.

Desalojan un bar en España por no respetar las distancias

Ante estas condiciones, son muchos los hosteleros que han optado por no reabrir todavía y esperar a la llegada de la fase 2.

Fuentes del Ayuntamiento de Sevilla han asegurado que la Policía ha denunciado al bar por tener más veladores, vender consumiciones sin plazas y por la concentración de personas en la calle. Tras la intervención policial, al mediodía, el negocio ha cerrado sus puertas.

“Desde primera hora, la Policía Local está vigilando el cumplimiento de las normas para evitar la vulneración de las medidas previstas en esta fase”, ha afirmado Juan Carlos Cabrera, delegado de Gobernación del Ayuntamiento de Sevilla.

Otra de las infracciones del establecimiento es la inexistencia de un camarero que atienda en las mesas y desinfecte cada mesa entre cliente y cliente, ha destacado el diario.

El propietario del bar Jota ha emitido un comunicado en el que se asegura que se ha visto sorprendido por la avalancha de clientes y, tras la visita de la Policía Local, “amablemente nos han sugerido algunos cambios, como mantener más distanciamiento entre la clientela”.

El hostelero ha explicado que “estamos ante una situación nueva para todos” y que la reapertura de los negocios está siendo una cuestión de ensayo-error. Igualmente, ha explicado que no ha recibido ninguna notificación o información de que haya sido denunciado.

También le puede interesar: De tatuador a pastelero ilusionista

Con información del Diario de Sevilla

Comments

comments