la cuarentena
Foto: reuters.com

Estamos seguros de que puede sonar un poco sorprendente, pero es totalmente cierto. Se trata de Steve Pond y Dom Townsend, dos amigos que se vieron obligados a cerrar The Prince, un bar en Stoke Newington, al norte de Londres, por la pandemia de COVID-19. Sin embargo, también se consideran afortunados de poder pasar la cuarentena en un apartamento sobre dicho bar.

Hay que aclarar que, como todos los bares británicos, este está cerrado para el público hasta nuevo aviso como parte de las medidas gubernamentales para frenar la propagación del coronavirus. A pesar de que algunos países europeos están comenzando a aliviar sus bloqueos, el primer ministro Boris Johnson expresa que es demasiado pronto para hacerlo en Gran Bretaña.

Disfrutan la tranquilidad y la cerveza gratis

la cuarentena
Foto: reuters.com

¡El sueño de todo hombre! Steve y Dom decidieron aprovechar las instalaciones de su bar para relajarse y acompañarse, mientras disfrutan de una cerveza directamente del barril. Pero eso no es todo, también pasan el tiempo jugando al golf improvisado, desafiándose al ajedrez o cocinando barbacoas en el techo cuando hace buen tiempo.

Si echa un vistazo en el interior, podrá observar las sillas boca abajo sobre las mesas, las pizarras anunciando eventos deportivos viejos y hasta como se acumula un poco de polvo sobre las ollas y sartenes en la cocina. Todo parece muy normal, como cualquier otro establecimiento cerrado. Tanto así que nadie podría imaginarse que estos dos jóvenes están haciendo todo lo posible por divertirse, a pesar de las circunstancias.

En cuanto al sector donde duermen, queda en la planta de superior del bar. Townsend y Pond se conocieron en el mismo recinto, cuando el primero era barman. Ahora Townsend es el subgerente y, de hecho, ambos llevaban poco tiempo viviendo juntos antes de que se decretara la cuarentena. Por suerte, las cosas han funcionado bastante bien, según lo que ellos mismos comentan.

la cuarentena
Foto: reuters.com

Eso sí, a pesar de todas las ventajas de su situación, están ansiosos por volver a abrir el bar al público y llenarlo a tope.

“Creo que te das cuenta de que muchas de las cosas superficiales, ahora no importan tanto. Quieres ver a tus amigos, quieres ver a tu familia, quieres vivir un poco… una vez que termine esto”, comentó Dom Townsend.

Información vía Reuters.com

También te puede interesar: De tatuador a pastelero ilusionista

Comments

comments