En su afán aventurero, Paula Martínez en sus travesías por Venezuela se ha topado en cada una de sus estancias un sinfín de sabores desconocidos, llenando su maleta de ganas de promover todas esas nuevas experiencias culinarias. Es así como un simple estímulo del paladar hace que comience con la inquietud de emprender; su objetivo es que las los habitantes de Venezuela puedan apreciar esas nuevas propuestas que existen el interior del país. Paula con esta iniciativa ha tendido un puente con el productor, para ofrecer lo mejor de cada región y comercializarlo.

Lo primero que trajo a Caracas fue la línea de mermeladas y picantes que se producen en Mérida, en un principio el producto aun conservaba las etiquetas originales del productor. Ese puente con el productor y la comunicación y el conocimiento del mercado permitió que se fuera ampliando la variedad de sabores, desde mermeladas de plátano, guanábana, mandarina, níspero. Dado el crecimiento de la iniciativa, surgió la idea que proponer a los productores un rediseño de empaque, con modificaciones en la parte gráfica para ofrecer productos de mayor calidad y estética, siempre destacando su creador, así nace la marca “paraguas” SpicyPau. Este nuevo sello, como expresa Paula: “es una especie de curaduría gastronómica. Estamos dando vueltas por el país buscando y seleccionando los mejores productos para tener una ventana de SpicyPau en cada rincón de nuestro territorio”.

Los sabores ocultos de nuestra tierra

Como parte de su turismo gastronómico, esta carismática emprendedora no sólo se quedó con las maravillas del picante merideño y su amplia variedad de mermeladas. Su olfato la llevó a indagar hacia el pulmón vegetal de Venezuela: Puerto Ayacucho, donde descubrió a Mario Garrido y su famoso picante “catara”, originalmente producido por los indígenas a base de yuca y Atta laevigata (bachaco culón). Su curioso paladar la llevó hasta Amazonas, de donde ha sacado provecho del mañoco de la tribu Piaroa  -perfecto para empanizar milanesas.  Igualmente, las frutas copazú, guayaba arazá , túpiro, la manaca mejor conocida como azaí, cautivaron su atención y se comercializan ahora en mermeladas.

De la Península de Araya, sale una nueva propuesta artesanal a base de “caviar venezolano”: las huevas de lisa. Este producto ha causado sensación entre los comensales ya que es perfecto agregarlo por ejemplo, sobre unos huevos y es un excelente sustituto del sabor que se busca en las anchoas.

Como producto propio, SpicyPau ha elaborado en Caracas un ensamblaje de miel merideña con nueces enteras y almendras naturales, todo un deleite. Uno de los productos estrella es la mermelada de guanábana. Paula siente orgullo por nuestras calidades locales, desconocidas por muchos, e impulsa a esos pequeños productores.

¿Dónde encuentro SpicyPau?

@Spicypau en Instagram. Tienda Alfresco en la Hacienda La Trinidad y en el restaurante Amapola en Los Palos Grandes. También puede contactarla por correo electrónico como [email protected].

Texto: Shiulyn Martínez
@Shiulyn

Comments

comments