La vida es mutación constante, la armonía se percibe cuando el hilo de los cambios es evolución. Daniel Verde ha sido una figura siempre visible en el mundo de la gastronomía en Venezuela, en su haber tiene material propio e importado; su experiencia tiene sumas de aquí y de allá. En territorios extranjeros ha pasado por un número de restaurantes de talla que lo han entallado a él para hoy estar poniendo en los mesones locales un proyecto tan fresco como un parguito recién pescado puesto a cocinar, en la propia playa, para el guiso de la arepa en el desayuno. Entre ellos cuentan -para conocer un poco el background: Hotel Restaurante Karlos Arguiñano, en el País Vasco, el Restaurante Ikaitz en San Sebastian, la Osteria di Suvereto, en Italia, y también, ya más cercano, Tabu Bistro en Miami. Igualmente, en Caracas ha dejado huella en comedores emblema, como café Atlantique y Aprile. De doble nacionalidad y habiendo recorrido otras tierras y otros mares, son las costas caribeñas las que tienen anclado a este venezolano/británico.

Dando forma al inicio del texto sobre el asunto “evolutivo”, Daniel es ahora la cabeza de un proyecto que zarpa desde el estado Vargas, su ruta es corta, lo que en este particular caso agrega y no resta; desde Vargas a Caracas, transporta la pesca diaria. Su razón comercial hay que mencionarla, es resumen de la visión y misión del emprendimiento: Tierra a la vista. Ahora bien, el nombre conocido es Greenfishccs, una marca que cada día se hace más familiar, y es que ha ganado adeptos rápidamente, la calificada selección que comercializan se destaca en el mercado. Lo bonito es el tratamiento de la actividad, del oficio. La distinción se da, sin duda, por el artífice: que un cocinero sea quien le venda a otro cocinero -profesional, casero, es indistinto- la materia prima, siempre, siempre, marca la diferencia. El que ahora hace las veces de vendedor de pescado, primero viste filipina de cocinero, el círculo cierra y el resultado es bueno.

sardinas2

Aventureros y trabajadores, el equipo comienza la faena a las 4:00 de la madrugada, se encaminan a la Guaira y recorren entre Arrecife y Chuspa, donde hay aproximadamente 7 puntos de acopio pesquero, su búsqueda es por la pesca artesanal. En su oferta tienen siempre los pescados y mariscos más demandados, sin embargo, han hecho un esfuerzo por introducir calidades ignoradas. En medio de la abundancia, se dejaron pasar muchos pescados con infinidad de beneficios, que hoy en día están teniendo su lugar en el mercado por tener menor costo, como el chivo, la chicharra, el tajalí. “Nos esmeramos por esa pesca del día, hermosa, hay especies poco preciadas que son pescas increíbles, con carácter; cada pescado en sí mismo es buenísimo dependiendo del uso que le des”. De la pesca al restaurante, es raro que pasen más de 24 horas: recorren, recogen, procesan, empacan al vacío, congelan y reparten. Por estos días de comienzo de año, predominan en las aguas el calamar y el pargo de ojo amarillo, entre otros. Aunque en climas tropicales las estaciones sean poco perceptibles, las temporadas siempre marcan la productividad de sus tierras, y sus aguas; en estos meses en los que se estanca el verano, se abre paso a especies como el cataco, la anchoa, la sardina.

Hay dos detalles que también añaden diferenciación, y es que por un lado, atienden personas con regímenes alimenticios, bien sea por asuntos de salud o por entrenamientos de alto rendimiento, Greenfishccs se ha dado a la tarea de ofrecer soluciones y sencillez. “Según el requerimiento de la dieta se hacen las porciones y los empaques, esto ayuda a aprovechar los espacios en congelador y al momento de descongelar no sufre proteína que no se va a ingerir, está empacado a la medida”, comenta Daniel. El otro detalle, más goloso y todo lo goloso siempre es sabroso, es que están promoviendo entre foodies, colegas, aficionados, y afines, piezas de pescados como las cocochas de mero, huevas de algunos pescados, ventresca de atún, carrilleras, quijadas de atún, buches de mero, entre otras exquisiteces que sin dudas pura emoción pueden salpicar a la mesa. Tener acceso a estos productos directo de nuestra costa más cercana, merece su valor, habrá que tener presente que en este menester el origen impera, y en este caso no es la lejanía lo que marca el exotismo.

 

logo greenfish

Contacto: @greenfishccs

Email: [email protected]

Telf.: 0058-424-2156882

Texto: Jessica Vaisman @jessicavaisman

Foto de Daniel Verde: Robert Barry @robertbarryphoto_kwizine

Foto de sardinas cortesía @greenfishccs

Comments

comments