Lanzan criptomoneda respaldada en chiles habaneros

Cuando se dice que los chiles son un ingrediente muy valioso en la cocina mexicana, ahora es una realidad: en México han lanzado una criptomoneda respaldada en chiles habaneros.

La criptomoneda llamada Agrocoin les da la oportunidad a los compradores de invertir en algunos de los chiles más picantes del mundo.

La empresa mexicana Amar Hidroponia cultiva solo chiles habanero y comenzó a vender tokens digitales en septiembre como una forma de recaudar capital de pequeños inversores. Cada 500 pesos mexicanos (27 dólares) de Agrocoin está respaldado por un metro cuadrado de producción hidropónica en el estado de Quintana Roo. La compañía dice que espera pagar un dividendo anual equivalente a aproximadamente el 30 por ciento del costo, dependiendo de la producción y la demanda, de acuerdo con el portal El holandés picante.

“Teníamos mucha gente que quería invertir, pero con menos dinero”, dijo el presidente de la compañía, Rodrigo Domenzain, en una entrevista de Leona Vicario, una ciudad a unos 40 kilómetros al suroeste de Cancún. “Agrocoin nos permite tener un nuevo producto de inversión respaldado por productos agrícolas”.

Los chiles habaneros son una parte integral de la cocina mexicana, especialmente en la península de Yucatán donde se encuentra Quintana Roo. Los Agrocoins se pueden comprar en el sitio web de la empresa y después de un período de bloqueo de un año, se pueden intercambiar en una plataforma de comercio de criptomonedas. La compañía ha vendido 50.000 de los 1 millón Agrocoins que planea emitir.

Otros ejemplos de blockchain en vegetales

Esta no es la primera empresa de blockchain relacionada con vegetales. En agosto del año pasado, la empresa emergente Ripe comenzó a rastrear la calidad del tomate utilizando la tecnología.

Louis Dreyfus Co., uno de los mayores comerciantes de productos alimenticios del mundo, utilizó una plataforma de cadena de bloques para vender un cargamento de soja de Estados Unidos a Shandong Bohi Industry Co. de China en enero.

También te puede interesar: Mixología o el arte de una buena mezcla

Comments

comments