Fish Tales
Foto vía: The Baltimore Sun / (Katie Kirby, Revolution Event Design & Production)

En la población de Ocean City, en Bahía Marina, Maryland, Estados Unidos, se encuentra Fish Tales, un restaurante informal que abrió sus puertas hace 37 años, en el que se pueden disfrutar una apreciable variedad de platos del mar.

Como una manera de reinventarse y atraer a los clientes durante estos tiempos de pandemia, incorporó en sus espacios al aire libre las que ha denominado como “mesas chocadoras”, que no son más que dispositivos inflables, sostenidos por una estructura de metal  sobre ruedas. Cuenta con un orificio en el centro, por donde entra la persona y se mantiene de pie, estable. Allí puede comer y beber, y a la vez mantener el distanciamiento social de dos metros.

Es lo más parecido a una andadera, que le permite movilizarse a quienes están en ellas y que puedan darse “pequeños empujones”, sin sufrir daños, ya que fueron creadas e inspiradas en los carritos chocones de los parques de diversiones.

Una manera divertida

El restaurante reabrió la primera quincena de este mes de mayo, con 10 de estas mesas, pero espera colocar otras 40. La idea es que los clientes disfruten, pero que a la vez mantengan la distancia entre personas recomendada por las autoridades.

“Si vienes a pedir camarones y una cerveza, puedes pararte en una de estas estructuras y caminar, ver cosas y hablar con la gente. Estás distanciado de forma segura y tienes un lugar para disfrutar de tu comida y bebida”, declara Shawn Harman, dueño de Fish Tales al diario The Baltimore Sun.

El rotativo también reseña que estas “mesas chocadoras” han sido creadas por Revolution Event Design & Production, una empresa de Baltimore. “Queríamos encontrar una forma creativa y divertida de mantener a todos seguros y conformes, pero recuperando el aspecto social y festivo. Así que hemos estado trabajando en varios productos diferentes y este es el primero que estamos lanzando”, destaca su creador Erin Cermak.

También le puede interesar: Dalgona matcha latte, la otra nueva sensación

Comments

comments