Tips para unas papas fritas perfectas

Papas fritas perfectas

Ni una hamburguesa ni un perro caliente estarán completos si no van acompañados por una papas fritas perfectas. Estas también son ideales para servirlas con pescados o carnes. En algunas ocasiones, al hacerlas en casa, suelen quedar blandas, sosas y descoloridas. Para evitar que esto ocurra, solo hay que seguir algunos consejos.

Papas fritas perfectas

Elegir papas duras

No usar papas blandas o aún verdes, porque durante la cocción no evaporarán suficiente agua y quedarán blandas. Preferir entonces las que están más duras.

Calcular la medida exacta

El grosor ideal, y así lo ha expresado en repetidas ocasiones el chef británico Heston Blumenthal, debe estar entre los seis y siete milímetros. Y la longitud debería ser de siete a 15 centímetros, dependiendo del tamaño de la papa. Esto asegura un buen contacto con el aceite mientras se cocinan.

Hervir antes de freír

Si se dispone de tiempo, es recomendable hervir las papas entre 20 y 30 minutos, hasta que casi se deshagan. Pero hay que asegurarse luego de eliminarles toda la humedad y que queden bien secas.

Primera fritura

Una vez hervidas y secas, se procede a la primera fritura. El aceite debe ser suficiente, de manera que queden completamente sumergidas, y no debe estar excesivamente caliente. Para saber cuándo está a la temperatura adecuada, se tira una miga de pan y si se va al fondo, se procede a echar la papas. Estas se deben freír de a poco para que no se peguen unas con otras. Pasados cinco minutos, al estar ligeramente doradas, se deben retirar de la sartén.

Congelar

Luego de esa primera fritura, es recomendable dejar las papas reposando hasta que se enfríen. También pueden llevarse al congelador, por lo menos durante 20 minutos. El frío hará que se compacten y el interior será más cremoso. Si no se van a utilizar al momento, pueden dejarse congeladas.

Segunda fritura

Para este proceso, el aceite debe estar un poco más caliente que antes. El punto preciso es cuando al tirar una miga de pan, en lugar de irse al fondo como en la primera fritura, queda flotando en la superficie. Igual se fríen por tandas, por aproximadamente siete minutos, y se retiran sobre un papel absorbente. En ese instante es cuando se debe echar la sal.

También le puede interesar: Consejos parrilleros del maestro Ray Lampe