No deseche las semillas de auyama, sáqueles provecho

Semillas de auyama

A muchos nos ha ocurrido que solemos desechar las semillas de auyama, también conocida como calabaza. Esa acción es por lo general automática cuando estamos ante este alimento. Sin embargo, quizás no sepa que esas pipas son realmente un verdadero regalo nutricional.

Pues sí, esas pepitas aplanadas están llenas de una cantidad elevada de ácidos grasos y vitaminas. Aparte, de minerales como el fósforo, potasio, magnesio, zinc y hierro.  Precisamente este último interviene en la formación de hemoglobina, por lo que contribuye al transporte de oxigeno por la sangre.  

De hecho, hay quienes confirman la propiedad antihelmíntica que poseen, debido a la cucurbitita, sustancia presente en su composición y que resulta útil para expulsar los parásitos intestinales.

Y lo mejor de todo, al igual que el chocolate, esas pipas son ricas en triptófano, el aminoácido que estimula la producción de serotonina, la hormona de la felicidad.  

Crudas o tostadas

Semillas de auyama

Y aunque estas semillas de auyama se comercializan también empaquetadas y tostadas, sáquelas usted mismo cuando compre esta hortaliza. Al final, es un alimento que se consigue todo el año.

Al extraerlas, las puede consumir tal cual, crudas. Tienen un color verdoso o crema, y su textura es crujiente. Su sabor es suave y ligeramente dulzón. Si lo prefiere, las puede tostar en una sartén sin grasa durante uno o dos minutos, a fuego lento. De esta manera obtendrá un sabor muchísimo más intenso.

Así tostadas, estas semillas de auyama se suelen consumir como aperitivo. Además de comerse como fruto seco, se emplean frecuentemente para espolvorear ensaladas, cereales, yogures y frutas. También para pasteles, productos de bollería y platos salados.

Para conservarlas, sólo debe guardarlas en un recipiente cerrado herméticamente y mantenerlo en un lugar fresco y seco. De esa manera, estos frutos secos pueden mantenerse en buenas condiciones durante casi dos meses.

También le puede interesar: Siete maneras de preparar el chocolate de taza