Newsletter

Síguenos

Ensaladas atractivas, algunas recomendaciones de utilidad

Las ensaladas cada vez más toman protagonismo en la alimentación cotidiana. Sin duda, son una opción ligera para una comida liviana, ya sea como una entrada fresca o un acompañamiento para carnes, pollo, pasta, etcétera.

Aparte del gran valor nutricional de las verduras, aportan textura y color. Y es que las ensaladas sean preparadas con verduras frescas, cocidas y enriquecidas con otros alimentos, estas ocupan un lugar fundamental cuando desea logar una dieta sana y equilibrada.

Además, se puede divertir haciéndolas y sorprender a sus comensales, con el exquisito sabor de estos platos, que al final, son livianos y deliciosos. Así que para lograr hacer ensaladas, no solamente sanas y frescas, sino también atractivas, 11 sencillos y útiles recomendaciones:

Tenga presente

Lechuga
Mantenga la lechuga aislada del resto de las verduras / Foto: 123rf

Los vegetales que crecen en contacto directo con la tierra: zanahoria, papa, espárragos, etcétera, deben lavarse con sumo cuidado, especialmente las verduras de hojas. Y es que una buena limpieza ayudará a eliminar completamente de tierra, insectos o residuos químicos.

Guarde las verduras en un lugar fresco y alejado de la luz del sol. Así, evitará que se vuelvan mustias o que sufran pérdidas importantes de nutrientes. En la parte menos fría de la nevera se conservan más tiempo.

Cuando vaya a hervir vegetales, siempre incorporarlos en el momento en que el agua alcanza su punto de ebullición.

Los tubérculos como la papa, tienen la mayor parte de nutrientes en la cáscara.

Para evitar la pérdida de vitaminas y minerales es conveniente que las hortalizas se cocinen con su cáscara y, en lo posible enteras.

Puede refrescar el celery sumergiendo la parte inferior de su tallo.

Para que el ajo no produzca acidez o resulte pesado, córtelo al medio y quítele el brote blanco y verde que se encuentra en el centro.

Vegetales
Hay que lavar muy bien los vegetales, las verduras y las frutas / Foto: 123rf

Antes de congelar el brócoli, debe hervirlo por unos minutos hasta que adquiera un color verde brillante.

Si quiere los colores vivos de las verduras, agréguele una pequeña cantidad de leche al cocinarlas.

Mantenga la lechuga aislada del resto de las verduras para evitar su rápido deterioro.

Si quiere consumir los tomates, pero aún están un poco verdes, colóquelos dentro de una bolsa de plástico cerrada. De esta manera, madurarán con mayor rapidez.

También le puede interesar: Tres platos inusuales para disfrutar los camarones

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram