Newsletter

Síguenos

Paratha, un pan plano, hojaldrado y frito

Hay panes muy sencillos en su preparación y que no requieren horno. Uno de ellos es el paratha, un pan fino que es muy popular en la cocina india. En ese gigantesco país, planos como este o aquellos que son inflados, se emplean por lo general para acompañar currys y mojar las salsas.

Sin embargo, también se pueden servir partidos, con verduras, cremas de yogur o sambal. Este último es un condimento elaborado con varios tipos de pimentones y ajíes. Existen muchas variedades y dependiendo de la región cambian sus ingredientes. 

El paratha, por lo general, se prepara para desayunar los fines de semanas y en ocasiones especiales. Es hojaldrado, suave y cremoso. Solo necesita harina de trigo o integral, agua y sal.  Aparte, tiene la particularidad de que se fríe con ghee, que viene a ser la mantequilla típica de la India. Es importante destacar que esta aguanta mucho más que la occidental, y puede calentarse a temperaturas más altas sin quemarse. De hecho, precisamente es ideal para freír.

Para preparar ghee se debe derretir mantequilla a fuego muy lento, sin remover, hasta que burbujee. Luego apártela del fuego, retire la espuma y vierta el líquido en un recipiente refractario, descartando el sedimento lácteo de la sartén. Cuando cuaje, deseche los sólidos de la base, recaliéntelo y repita el proceso, colándolo con una tela de muselina.

Ahora bien, en caso de que no cuente con el ghee, que es un ingrediente importante, puede utilizar la mantequilla derretida.

Parathas
Es muy sencillo de preparar / Foto vía: Thespruceeats.com

El paratha en sí también es un pan plano del sur de Asia. Así que también se consume en las Maldivas, Sri Lanka, Nepal, Bangladesh y Myanmar. Y aunque no está claro del todo dónde se hizo el primer pan, hay referencias bibliográficas que citan que la receta data entre 1000-1526 AD.

Cómo preparar paratha

Ingredientes (16 unidades)

  • 150 g de harina
  • 1 cucharadita de sal
  • Ghee
  • 2/3 taza de agua

Preparación

  • Tamice la harina integral y la sal. Forme un hueco y vierta 30 g de ghee y el agua. Mézclelo todo con un cuchillo hasta obtener una masa blanda, forme una bola y trabájela en una superficie enharinada durante 10 minutos.
  • Deposítela en un cuenco, cúbrala y déjela reposar en un lugar cálido 1 hora. Amásela 1 minuto, divídala en cuatro y cuartee cada trozo. Extienda cada porción hasta que tenga 2 mm de grosor.
  • Derrita 90 g más de ghee y pinte los discos. Pliéguelos, píntelos con el ghee y dóblelos de nuevo para formar un triángulo. Extiéndalos y cuézalos con un poco de ghee 1 o 2 minutos por cada lado, hasta que suban y se doren.

También le puede interesar: Comida enlatada, seis errores que solemos cometer

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram