Normas básicas para congelar sopa

sopa

Cuando el frío apremia no hay nada mejor de preparar y disfrutar de una deliciosa sopa bien caliente que le de calor al cuerpo. O el caso contrario cuando hace calor una sopa fría haría el trabajo de poder refrescar. Sin duda alguna esta es una de las preparaciones más sencillas y rápidas  del menú.

Para congelar las sopas es necesario seguir ciertas normas para que se congele de forma correcta. Lo primero que se debe hacer es ponerla dentro de un envase sin tapar, poner en la nevera dejar que se enfríe y así poder retirar la capa de grasa que se forma en la parte superior. Para luego ponerle su respectiva tapa y dejar en definitiva en el congelador.

Se debe tener cierto cuidado con las sopas a base de nata o huevo, ya que se pueden descomponer más rápido. Lo ideal es sacarlos con la ayuda de un tenedor o colarla antes de congelarlos y ponerlo nuevamente en la preparación al momento de calentarla.  Lo mismo aplica con las que llevan tomate ya que suele descomponerse más rápido.

Una sopa congelada puede ayudar en esos días donde no provoca cocinar, descongelarla ayuda ahorrar tiempo, dinero y la salud ya que se evita comprar comida chatarra.

También te puede interesar: Tips para cortar jamón ibérico