Las espinacas no se deben cocer mucho

las espinacas

Las espinacas son verduras que por lo general se consiguen todo el año. Cuando las compre, seleccione aquellas que se vean nuevas y muy frescas, de manera que sus hojas estén brillantes y de un color muy puro.

Evite exponerlas al sol, ya que de hacerlo las dejará muy lacias. Estamos ante un alimento muy delicado, así que cuando las adquiera trate de consumirlas el mismo día o lo más rápido posible. Las que venden congeladas dan buen resultado.

Ahora bien, si las espinacas son cocidas, evite guardarlas más de 48 horas. Eso sí, tenga presente que no se deben dejar mucho tiempo al fuego, para que las hojas conserven cierta consistencia. Aparte, cuando se hierven disminuyen su tamaño.

Cuando las vaya a limpiar, hágalo con cuidado, hoja por hoja, y deseche los tallos. Lávelas con agua templada dos o tres veces seguidas. Tenga presente que las hojas externas son preferibles para platos cocinados, debido a su grosor.

En cambio, las pequeñas y tiernas son ideales para ensaladas. En ese sentido, calcule 100 gramos por persona aproximadamente. En caso de que las haga como guarnición, calcule 400 o 500 gramos, ya que al limpiarlas se desechan muchas partes.

Espinacas a la mantequilla

Espinacas

Esta es una de las tantas opciones como puede preparar las espinacas. Es muy sencilla y sobre todo, saludable. Rinde para cuatro porciones.

Ingredientes

  • 1,5 kg de espinacas muy frescas
  • 100 g de mantequilla
  • Nuez moscada
  • Sal
  • Pimienta blanca

Preparación

  • Agarre las espinacas, quitando los tallos y las hojas que estén estropeadas. Lávelas y escúrralas.
  • Ponga a hervir una olla grande con 2,5 litros de agua con sal y vierta en ella las espinacas. Calcule 5 minutos de cocción desde el momento en que el agua rompa a hervir. Si son muy tiernas póngalas a blanquear sólo 2 minutos, pero si son duras, prolongue la cocción hasta 8 minutos.
  • Aclare las espinacas con agua fría. Escúrralas por parte, en manojos pequeños, apretándolas bien con las manos.
  • Caliente 60 g de mantequilla en una sartén, incorpore las espinacas y sazónelas con sal, pimienta y nuez moscada. Remuévalas a fuego medio durante 2 minutos. Agregue el resto de la mantequilla en porciones y continúe la cocción 2 minutos más.

También le puede interesar: Cómo lograr un pollo al horno bien hecho