Newsletter

Síguenos

Hacer crema chantillí: la nata fría es clave

Hay cremas básicas en la pastelería, que no sólo sirven para decorar, sino que son la forma más fácil de personalizar un postre y cambiarle el sabor con unos ajustes mínimos. Estas pueden adaptarse a muchísimas recetas para usarse en distintos postres. Una de ellas es la crema chantillí (o chantilly).

Esta preparación de origen francés (conozca algunas dulces tentaciones de la pastelería francesa) es a base de nata o crema de leche para montar, ligeramente azucarada y perfumada con vainilla. Y aunque por lo general solemos comprarla, podemos hacerla nosotros mismos y, ahorrarnos un dinero.

La crema chantillí es una de las favoritas para decorar. No sólo es rica, ligera y aireada, sino supersencilla de preparar. Le va con todo y tiene “el poder” de elevar y hacer más bonito cualquier postre.

Lo más importante es comenzar con una nata o crema de leche para montar que esté muy fría, es fundamental para salir airoso. No batirla de más también lo es. Tenga presente este truco que no falla: la crema chantillí hace formas perfectas con las mangas pasteleras, así que puede usarla para decorar. Eso sí, recuerde que siempre debe mantenerse fría; el calor la derrite rápidamente.

Cómo preparar la crema chantillí

La nata fría es clave en la crema chantillí
El proceso de batido es importante / Foto: Vero Sweet Hobby

Esta receta lleva vainilla; sin embargo, le puede agregar cacao en polvo para hacerla de chocolate o ponerle colorante para cambiar su color, según sea su gusto. 

Ingredientes

  • 350 g de nata para montar o crema de leche para batir, tipo chantillí, muy fría
  • 35 g de azúcar glas tamizado
  • 10 g de extracto de vainilla o pasta de vainilla

Preparación

  • Colocar la nata para montar en un bol limpio y seco apto para batidora. Es muy importante que esté fría, recién sacada de la nevera, para que se monte. Batirla a velocidad alta hasta que duplique su volumen.
  • Añadir el azúcar glas y la vainilla, y seguir batiendo a velocidad alta hasta obtener una crema con consistencia suave que se vea brillante y mantenga su textura. Hay que tener cuidado de no batir de más, porque puede contarse.
  • Servirla como se quiera. Mantenerla refrigerada.

También le puede interesar: Cómo evitar que se forme una capa en la crema pastelera

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram