Newsletter

Síguenos

Forma correcta de cocinar alcachofas

Por su versatilidad las alcachofas se pueden preparar de diversas formas: hervidas o rellenas. Para aquellas personas que las cocinan por primera vez, les puede resultar complicado ya que este proceso no es de intuición, sino que debe pasar por varios procesos antes de comerla.

Antes de cocinarla lo principal que se debe realizar es una limpieza profunda, al tener capas es bastante frecuente que se encontrar tierra entre sus pétalos. Una forma de que esté limpia en su totalidad es dejarla enjuagando durante un par de minutos, para luego cortarle las puntas de la flor con la ayuda de una tijera o un cuchillo, esto facilitará al momento de comerlas.

Las alcachofas son sumamente delicadas y suelen oxidarse bastante rápido, para que esto no suceda se debe frotar un limón para evitar que se tornen amarillas. Otra opción es durante el proceso de remojo agregarle al  agua unas gotas de jugo y dejarlas remojar.

Para los principiantes lo recomendable es hervirlas o cocinarlas al vapor con una pizca de sal durante unos 20 a 45 minutos. Así su textura en el paladar no se torne áspera y con una sensación dura al momento de morderla. Pasado este proceso se debe quitar las primeras hojas y el tallo, pero si se opta por hacerlas rellanas con picarlas por la mitad es suficiente.

Alcachofas frescas

Al momento de escogerlas se debe observar ciertas características para así escoger las que estén frescas. Lo primero que se debe notar es que su color debe ser un verde brillante además de que sus hojas son firmes y están cerradas.

Otra forma de confirmar que no están en las mejores condiciones es la momento de cortarlas, el corazón que la rodea debe ser blanca, si esta se torna morada significa que está vieja y no tendrá el mismo sabor.

También te puede interesar: 8 beneficios del cilantro para la salud

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram