Newsletter

Síguenos

Forma correcta de conservar embutidos

Los embutidos y las carnes sometidas a procesos de humificación y cura para evitar su descomposición necesitan de particulares cuidados para su conservación. Para evitar riesgos, es fundamental escogerlos y conservarlos con prudencia. El primer paso, indudablemente, es leer la etiqueta de origen donde aparece una serie de indicaciones respecto a las mejores condiciones para su conservación, algunas carnes precisan ambientes fríos y secos, otras necesitan de refrigeración, y algunas pueden durar meses sin problemas.

Las carnes que pasan por más procesos son las que utilizan nitratos para su conservación, duran más tiempo a temperatura ambiente sin necesidad de refrigerarse; estos nitratos son sales de alta concentración que pueden afectar las funciones renales, y también están relacionados con la alta incidencia de algunos tipos de cáncer, siendo las menos recomendables para el consumo.

Todos los embutidos, fabricados con carne fresca, precisan de ser refrigerados, éstos también tienen altas cantidades de sal y conservadores que hacen que se recomiende su consumo de manera esporádica y todavía menos recomendable para niños y enfermos o personas con problemas renales o hepáticos.

La mejor manera de conservar las carnes secas es colgándolas en un espacio seco y libre de polvo dentro de la alacena. Colocarlas sobre una superficie facilita la aparición de hongos y mohos que las echan a perder.

Un consejo:

No compre embutidos industriales curados y envasados en bolsas de atmósfera protectora que estén pinchadas. Tampoco los compre si muestran muchos hongos o mohos en su superficie. En general, cuanto más duro esté al tacto un embutido, más completa será su curación, lo que lo hará más sabrosa y duradera.

Fuente: www.turedgourmet.com

También te puede interesar: La miel no tiene fecha de vencimiento

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram