¿Se pasó de sal? No desespere, seguro puede arreglarlo

Sal

Uno de los condimentos básicos y más utilizados en la cocina, sin duda, es la sal. Es un compuesto de cloro y sodio, una sustancia inodora que puede ser gris o blanca si se encuentra refinada. La marina se obtiene por evaporación en las salinas.

Este ingrediente fundamental se presenta de distintas formas. Tal como destaca el Larousse de la cocina, está la sal gorda, que se utiliza para cocinar a la sal; sal de cocina, de cristalización más fina, y la sal de mesa, aún más fina y siempre refinada, que se utiliza para el acabado de numerosos platos. También para repostería y para llenar los saleros de mesa.

Este condimento, que siempre debe estar protegido de la humedad, por lo que debe estar en un recipiente adecuado, es imprescindible para el organismo. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS), recomienda precisamente cinco gramos al día. Eso sí, no hay que consumirla en exceso, porque puede provocar entre otras cosas, hipertensión arterial.

Ahora bien, a veces ocurre que cocinando nos pasamos de sal. Cuando esto suceda hay algunas claves para intentar aminorar este problema.

La sal, consejos de utilidad

Sal

Entre las recomendaciones está echar agua para combatir ese exceso. Agregue un chorito para bajar ese sabor salado, ya sea de la sopa, guiso o salsa. En caso de que sea una carne que esté muy salada, hay quienes recomiendan dejarla en remojo al menos una hora.

Otra de las opciones es incorporarle una papa grande cruda, que luego retirará. También puede agregarle trozos de miga de pan o una coliflor cocida y machacada, o un poco de maizena diluida en agua.

Para contrarrestar el exceso de sal, le puede incorporar unas gotas de jugo de limón o en su defecto, un chorrito de vinagre suave. El ácido es un gran aliado en este sentido. Otro de los trucos es añadir una pizca de azúcar.

Dependiendo de la preparación, si es una salsa o un guiso, puede recurrir también a incorporarle un poco de leche, crema de leche o trozos de queso fresco, para compensar esa cantidad extra de sal.

También le puede interesar: Los limones, infaltables en su cocina