Cremas y coberturas para repostería

Para darle el toque final a muchos de los postres que usualmente preparamos, como tortas, galletas o cupcakes, entre otros, casi siempre se recurre a alguna crema para bañarlos o para cubrir la superficie. Son diversos los tipos de coberturas y, en ocasiones, cada una tiene sus propias variaciones. A continuación mencionamos algunas de estas cremas y coberturas para repostería.

Cremas y coberturas para repostería

1. Crema chantilly

Creada en el siglo XVII por un chef del castillo Chantilly, se elabora a partir de nata montada. Puede disfrutarse al natural o dulce, e incluso es posible aromatizarla. Es indispensable para las mousses y también se utiliza para acompañar frutas, por ejemplo en el postre fresas con crema, o con una taza de café o de chocolate caliente.

2. Chocolate fundido

Perfecto para cubrir tortas o pasteles. Lo mejor es emplear chocolate especial para cobertura y fundirlo a baño María con un poco de mantequilla o nata, a una temperatura máxima de 45 grados centígrados.

3. Fondant

Se obtiene a partir de almíbar a punto de bolita blanda, trabajado a fuego lento con espátula. El fondant es la cobertura más común cuando se trata de tortas de bodas o para fiestas, cupcakes o galletas. Además, su consistencia permite moldearlo para hacer figuras con las cuales decorar los pasteles. Al igual que la crema chantilly, se puede aromatizar con café, aguardiente o vainilla.

4. Crema pastelera

Esta preparación es mejor cocerla a baño María. Es sumamente común emplearla como relleno en petit fours, bombas, brazos gitanos, tartaletas de frutas y otros dulces de pastelería.

5. Crema de mantequilla

Es una de las más fáciles de preparar, junto con el chocolate fundido. Sólo hay que batir la mantequilla con el azúcar. Es la típica base de  las cremas de café, chocolate o limón, además de emplearse en ocasiones para cubrir tortas, como la de zanahoria.

También le puede interesar: Diferentes glaseados para cubrir la torta