No deje que la albahaca se le estropee

Albahaca

La albahaca dulce es la más utilizada de las numerosas variedades de esta hierba aromática y sabrosa. Aunque se conoce en especial por combinar a la perfección con el tomate, constituye además la base del pesto y se utiliza como condimento en multitud de platos y ensaladas, y algunos cocteles.

Las hojas de la albahaca se estropean con facilidad, por lo que conviene trocearlas en tiras en lugar de picarlas. Si logra secarse se echa a perder, ya que pierde todo su aroma. La que es fresca se conserva en la nevera varios días con los tallos introducidos en una botella de agua.

Hay quienes prefieren congelarlas. Si este es su caso, debe quitarles las hojas, lavarlas bien y secarlas con cuidado, preferiblemente con papel absorbente de cocina. Las mete en una bolsa de plástico hermética. Cuando necesite usarlas, las saca y deja que se descongelen.

Esta poderosa hierba contiene aceites volátiles, especialmente linalol, limoneno y estragol. Disminuye la flatulencia, es digestiva y sus propiedades antisépticas combaten el acné.

De hecho, la albahaca tiene un efecto sedante, y es un buen remedio contra el insomnio. Por ejemplo, corte en trocitos tres o cuatro hojas y añádalas a un sándwich de lechuga y tomate, para conseguir el efecto sedante natural.

Crema de queso a la albahaca

Crema untar con albahaca
Foto vía: Aprendiendo Macrobiótica

Esta es una crema diferente para hacer y utilizar esta hierba de una manera distinta. Esta preparación le va muy bien para untar con unas rebanadas tostadas de pan o unas galletas. Le puede servir perfectamente para una merienda o para una picada informal. Hacerla es muy rápido, unos 15 minutos a lo sumo y rinde para 2 tazas.

Ingredientes

  • 250 g de queso fresco blando
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 200 g de feta
  • 20 g de hojas de albahaca
  • 15 aceitunas deshuesadas y picadas

Preparación

  • Mezcle el queso fresco, el feta, la albahaca, 1 cucharadita de aceite  y ¼ de cucharadita de pimienta negra machacada hasta ligar la mezcla.
  • Añada las aceitunas y pase la crema a un cuenco. Alise la superficie con el dorso de una cuchara. Rocíela con el resto del aceite. Decórela con un poco más de pimienta negra machacada y sírvala con tostadas calientes.

También le puede interesar: La ratatouille, un plato de verduras bien logrado