Cómo secar higos en casa y conservarlos

cómo secar higos en casa

Los higos secos son un verdadero deleite al paladar. Las recetas en las que se les utiliza resultan en un manjar de dioses. Este fruto es considerado como la fruta de los filósofos; cuenta la leyenda que era una de las frutas predilectas de Platón, de allí que se le considere de este modo. La delicadeza de los higos permite que sean disfrutados tanto frescos como en sándwiches o con queso azul. También pueden degustarse secos, ya sea solos, como compotas o en platos salados. A continuación explicamos paso a paso cómo secar higos en casa.

Para disfrutarlos por largo tiempo

La manera tradicional exige que sean secados a partir de la exposición a la luz solar. El tiempo ideal para deshidratarlos bajo este proceso es de tres a cuatro días. Éstos deben ser colocados sobre una malla de mosquitero y cubiertos por una tela negra. Cada cierto tiempo es conveniente voltear el fruto para asegurar un secado uniforme.

Una vez que los higos pierden el brillo, se ven secos y totalmente firmes, se llevan a la sombra para que se enfríen. A temperatura ambiente pueden conservarse, de otro modo se correría el riesgo de arruinar el fruto.

Otro método es a través de la secadora de frutos eléctrica. Para ello es necesario limpiar y lavar los higos. Luego, en una bandeja apta para horno, colocar los higos dejando un espacio prudencial entre ellos. Introducir los higos en el horno, a 40°C por 4 horas. Una temperatura mayor sería agresiva y, en vez de secar, se cocinarían.

Una vez deshidratados por completo, se dejan enfriar toda la noche. Finalmente, se conservan en un frasco hermético para se mantengan en optimo estado hasta por un año.

También puede interesarte: Higos, aliados de la energía y la digestión