Cómo recuperar la salsa bearnesa

salsa bearnesa
Foto vía: Pinterest

La salsa bearnesa es de origen francés y muy parecida a la mayonesa, aunque su sabor es más fuerte. Es caliente y se emplea para algunas carnes y pescados a la parrilla.

Su preparación es muy sencilla, pero a la vez delicada. Otra cosa: siempre es mejor hacerla a último momento.

Puede ocurrir que durante su preparación esté a punto de cortarse, entonces para que esto no ocurra hay que salvarla. Para ello, lo primero que debe hacer es retirarla del baño María y sumergir el fondo de la olla en agua fría, añadiendo también algunas gotas de agua fría.

Cuando esté uniforme, debe ponerla nuevamente al baño María. Una manera de evitar riesgos es agregarle igualmente media cucharadita de harina -no más de eso- al mismo tiempo que los huevos.

Otro procedimiento que por lo general suele dar buenos resultados, consiste en echarle algunas gotas de jugo de limón en un recipiente muy frío. Vierta entonces la salsa a medio cuajar, batiéndola constantemente con una cuchara de madera.

Eso sí, tenga en cuenta que demasiado limón desnaturaliza la salsa, que siempre debe conservar el sabor de las hierbas.

Cómo hacer la salsa bearnesa

salsa bearnesa

A continuación les compartimos una receta para lograr una buena salsa bearnesa. Rinde para seis porciones.

Ingredientes

  • 125 g de mantequilla
  • 4 chalotas
  • 2 cucharadas de estragón picado
  • 2 cucharadas de perejil picado
  • 4 cucharadas de vinagre de vino blanco
  • 4 cucharadas de vino blanco
  • 2 yemas de huevo
  • Limón
  • Sal
  • Tomillo
  • ½ hoja de laurel
  • Pimienta molida
  • 1 cucharada de agua fría

Preparación

  • Pele y trocee las chalotas muy finas. Viértalas en una olla pequeña con 3 pellizcos de pimienta molida, 1 cucharada de estragón, otro tanto de perejil, 1 pizca de tomillo y ½ hoja de laurel.
  • Agregue el vinagre y el vino blanco, sazónelo todo con sal y cocine a fuego lento hasta que el líquido se reduzca. Retírelo del fuego, deje que se enfríe y fíltrelo
  • Añada las yemas de huevo al líquido y sin dejar de remover incorpore 1 cucharada de agua fría. Ponga la olla a baño María. El agua debe estar muy caliente, pero no hirviendo.
  • Incorpore la mantequilla poco a poco, removiendo sin parar. Debe quedar todo homogéneo antes de añadir cada trocito de mantequilla.
  • Cuando la salga tenga la consistencia de la mayonesa, eche el estragón y el perejil restante. Rectifique la sazón y agregue unas gotas de jugo de limón.

Variantes: La salsa bearnesa tiene algunas variantes. Por ejemplo, hay quienes le agregan cebolla rehogada o pisto (1 cucharada) y menta fresca picada (2 cucharadas).

También le puede interesar: Tres salsas con impronta italiana